lunes, 3 de septiembre de 2012

TOMATES VERDES FRITOS


Hace años vi una película que me dejó sensaciones maravillosas. Anoche volví a verla, y esas sensaciones que creí que no volverían a invadirme, porque todos sabemos que la segunda vuelta por un libro o una película no nos impacta tanto, me inundaron el alma y acunaron mi sueño.
Me refiero a Tomates verdes fritos, protagonizada por actrices de la talla de Jessica Tandy, Kathy Bates y Mary-Louse Parker.
Es una historia que podría ser la de cualquiera de nosotras, una historia sobre el amor y la amistad.
Más o menos la trama es la siguiente. Evelyn, una mujer que ronda los cincuenta años, vive un matrimonio desgastado por la rutina y la indiferencia. El nido vacío ante el vuelo del hijo, la llegada de la menopausia con sus cambios hormonales, el cuerpo que engorda y el marido que sólo ve en ella a una excelente cocinera y que vive para ver todo tipo de deportes en la televisión, ignorándola de una manera que llega a ser lapidaria.
Evelyn lo intenta todo y concurre a charlas para mujeres que, como ella, sienten que su matrimonio se va a pique. Allí le dan consejos para reavivar una pasión que se extinguió hace tiempo, consejos que la llevan a acciones que su marido juzga ridículas y hasta el punto de la locura.
Un día Evelyn llega a un geriátrico, donde conoce a Ninny, una anciana de 83 años, divertida y directa, que comienza a contarle la historia de dos amigas: Idgie y Ruth.
Evelyn concurre todas las semanas a visitar a esta nueva amiga, fascinada por esa historia de 60 años atrás, en una Alabama signada por la discriminación a los negros y los convencionalismos.
Ninny narra la vida de esas dos amigas entrañables, amistad que nace a partir de una muerte muy sentida para ambas por diferentes motivos. Y es gracias a la historia de Idgie y Ruth que Evelyn logra verse y reconocerse a sí misma. Y decide cambiar.
Al grito de “Towanda”, el nombre de guerra de Idgie, Evelyn toma las riendas de una nueva vida: adelgaza y empieza a trabajar, logrando pequeños cambios en su matrimonio.
Por otro lado la historia de Idgie y Ruth nos llena el alma. Narra una amistad incondicional que perdura a través del tiempo y las distancias. Esas amistades que todas quisiéramos vivir, y que algunas, como yo, tenemos la dicha de poder disfrutar a diario.
Película para emocionarse, llorar, reír y reflexionar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿QUE OPINAS? ¡QUIERO SABERLO!