sábado, 12 de octubre de 2013

ESOS OJOS

Hoy les comparto un poema de nuestra amiga Sandra Karina Dagostino. 

Esos ojos


Esos ojos miran con bronca.
Bronca por el frío.
Bronca por el hambre.
Bronca mucha bronca
porque esos padres cuidan a su hijo,
paran los autos en el semáforo.

Golpea la ventanilla.
Ventanilla que refleja su carita sucia.
¿Lo limpio? en forma prepotente.
Una mano que se agita para decir no.
Una mano que a otro le da calor.
Esa mano produce bronca.
Esa mano engendra envidia.
Cambia la luz.

Vuelve a la vereda.
Y aspira, aspira.
Ya no más dolor.
Ya no más hambre.
Aspira, aspira.
No dejará de hacerlo
Hasta que esa bronca se disuelva en una nube
y encuentre la mano que a él lo cobije.





martes, 8 de octubre de 2013

ARTICULO PARA LA REVISTA HARPERS BAZAAR DE OCTUBRE 2013.

La Felicidad

Cuando me preguntaron qué era para mí la felicidad, de inmediato supe que sería difícil hallar una respuesta. Todos andamos por la vida en busca de ese concepto tan abstracto y tan amplio como la felicidad. Corremos tras de ella como el caballo tras la zanahoria, tal vez sin detenernos a mirar a nuestro alrededor y sin darnos cuenta de que eso que tanto anhelamos, lo tenemos dentro de nosotros mismos.
A veces se confunde la felicidad con el logro de expectativas profesionales o laborales, o con el éxito económico, o con el haber desembarcado en un puerto seguro de amor. Otras la felicidad tiene que ver con íntimas satisfacciones momentáneas por haber alcanzado determinados proyectos.
Yo creo que la felicidad debe ser interior, no exterior. Si bien los condicionamientos externos influyen en nuestro ánimo positiva o negativamente, generando sensaciones de alegría, vinculada a la felicidad, o de tristeza.
No existe la felicidad completa y eterna, sino que la felicidad está representada de pequeños momentos en que nos sentimos dichosos, y que a su vez, generan en nosotros ganas de emprender otro proyecto. El logro de algo que tanto deseábamos nos impulsa a seguir adelante en la concreción de otros.
¿Cuál es el secreto para ser feliz? Tal vez apreciar mucho lo que se tiene y no desencantarse por lo que no se tiene.
Como dijo el poeta Pablo Neruda Algún día en cualquier parte, en cualquier lugar indefectiblemente te encontrarás a ti mismo, y ésa, sólo ésa, puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas”.

Yo he tenido muchos momentos felices, por tanto me siento afortunada. Uno de ellos fue cuando supe que se iba a publicar mi novela “Tormentas del pasado”. Cuando recibí ese mail, esperado durante  años, empecé a saltar girando en círculos y gritando “sí, sí, sí”, frente a lo cual mis hijos dijeron: “mamá se volvió loca”. Ese fue uno de los momentos más felices de mi vida en relación a mis proyectos personales. Felicidad que continuó con la reciente publicación de “Pinceladas de azabache”.




viernes, 13 de septiembre de 2013

RECUERDOS

Hace días me invadió la nostalgia y me puse a hurgar entre mis apuntes de juventud. Y me fui directo a las poesías, escritas la mayoría de ellas entre los 14 y los 25 años. 
Aquí les comparto una, y les regalo la foto de mi "libro de poemas" titulado "Mis gritos silenciosos", con uno de mis tantos seudónimos.



Recuerdos

Hoy estoy vieja y cansada y tengo ganas de recordar
Abro el cofre polvoriento y empiezo a volar hacia atrás.
En él encuentro pensamientos, rastros de la niñez
Una muñeca que hablaba y un jueguito de té.
Veo un libro sin tapas y entre sus hojas sólo hay
Una pobre mariposa que ya jamás volará.
Con éstas, mis pequeñas cosas, la niñez dejo atrás
Hallo un pétalo de rosa que en mi adolescencia está.
Pintadas letras doradas en una tapa de cuero
Encuentro mi tierno diario, cuadernito de mis sueños.
Al pasar sus hojas blancas llega ese vago perfume
Las memorias del  pasado, mi juventud se resume.
Escritas entre sus páginas están mis poesías románticas
Mis canciones inconclusas, mis cartas  jamás enviadas
En éstas, mis suaves páginas, mis ganas de ser mujer
Los sueños de ser amada, esas ansias por crecer.
Cierro mi dulce diario, cierro mi viejo baúl
Y siento por mi mejilla una lágrima azul.
Hoy estoy vieja y cansada y tengo ganas de llorar
Hoy solamente me espera, un futuro en soledad.


Año 1984.


viernes, 30 de agosto de 2013

MI RECOMENDADO DE HOY. "DIZNA, MENSAJE DESDE EL PASADO". De Roberto Lapid.

Dizna es una novela que tiene un poco de todo. Historia, suspenso, acción y romance. ¿Qué más le podemos pedir a una obra?
El autor nos lleva del pasado al presente sin que nos cueste trabajo la lectura. Una mezcla de sensaciones despertó leer esta novela cargada de sentimientos encontrados. Hay mucho de cierto en ella que Roberto Lapid nos cuenta con maestría. Hay mucho de la historia del autor y su familia, aunque no es una biografía.
Demasiado se ha escrito sobre el Holocausto, sin embargo esta novela muestra un aspecto poco difundido de semejante tragedia.
Una familia desaparecida durante la Segunda Guerra, cárceles clandestinas en los años 60, la ocupación nazi, las obras de arte robadas, la huida de los criminales de guerra y su ocultamiento en las sierras de Córdoba son parte del relato de Roberto Lapid. Y en medio de tanto realismo, una historia de amor.
Se las recomiendo.



martes, 27 de agosto de 2013

FERIA DEL LIBRO DE PASO DE LOS LIBRES

El sábado 24 de agosto tuve el placer de participar de la Mesa redonda sobre la Novela Romántica en la Feria del libro de Paso de los Libres, invitada por nuestra querida amiga y lectora Inés Maidana. 
Fue una charla entre colegas, amigas y amantes de la lectura y escritura en un ambiente cálido y alegre. 
Nos acompañaron nuestras respectivas familias, léase maridos, hijos, novios, padres y amigos. 
Tuve el honor de compartir la charla con mi querida amiga Gloria V. Casañas, quien me regaló el "hada de la inspiración", que está ahora mismo alentándome a mi izquierda sobre mi escritorio. 
También con la escritora cordobesa Fernanda Pérez, con su espontaneidad y genialidad de siempre. Y conocí a las escritoras Mariana Guarinoni, que gentilmente me regaló un ejemplar de su reciente novela "Puerto prohibido" y a Adriana Hartwig.
Les comparto algunas fotos.



Aquí el almuezo previo a la presentación, con la torta que nos regaló Inés Maidana por los cumples de Gloria y mío. Y el de Fernanda que está por venir... Gracias a Verónica Brollo, de Noticias Editoriales, por ir a cubrir el evento y acompañarnos.


En la Feria del libro, antes de la presentación, junto a nuestra querida Inés.



Antes de entrar a la presentación, junto a Adriana Hartwig, Gloria V. Casañas, Mariana Guarinoni y Fernanda Pérez.



La presentación


Los libros que se presentaron


El hada de la inspiración que me regaló Gloria V. Casañas


El regalo de Natalia Canteros


lunes, 12 de agosto de 2013

PINCELADAS DE AZABACHE EN "LA MAÑANA DE CORDOBA"

Hola, buen lunes... Aquí les dejo el link donde podrán leer la entrevista que me hizo la escritora Fernanda Pérez para el diario La mañana de Córdoba.


http://www.lmcordoba.com.ar/nota/137674_sta-es-una-novela-que-llega-al-alma#.UgjRd_RxYkU.facebook

jueves, 8 de agosto de 2013

DECLARACION


Y yo te amo. Con tus virtudes y con tus desaciertos, con esa obstinación que hace que midas todo  según tu vara y que te aleja de quienes te quieren. Con ese malhumor de las mañanas que opaca el desayuno y con tus manías respecto de las cosas materiales.
Yo te amo a pesar de tu insistencia en dirigir vidas y diagramar viajes soñados pero imposibles. Te amo en tus tormentas y en tus naufragios, ésos que parece no te llegarán nunca pero que aunque quieras evitarlos, te someten.
Te amo aunque te esfuerces en mostrarte odioso porque sé que en el fondo necesitás cobijo. Te amo por la perseverancia con que perseguís tus deseos y por la frontalidad de tu mirada.
Te amo aún en esos días en que me enojo con vos, con o sin motivos, aunque te trate con frialdad o me niegue al teléfono.
Te amo con tu soberbia que te lleva a errores  porque no podés reconocer que te equivocás como cualquier mortal. Te amo con tu sonrisa de hoyitos o con tu mirada profunda, con tu pelo despeinado y tu perfil imponente.

Te amo con tu ansiedad y tu impaciencia, que comparto porque en eso somos iguales. Ya no encuentro al niño de mis recuerdos, el hombre lo ha reemplazado, cubriéndolo todo.

martes, 30 de julio de 2013

ENTREVISTA RADIAL EN "UN ANGEL PARA TU SOLEDAD"

AQUI LES DEJO EL LINK DONDE PODRAN ESCUCHAR LA ENTREVISTA QUE ME REALIZO MARIA FRASCARA PARA SU PROGRAMA "UN ANGEL PARA TU SOLEDAD".
ESPERO QUE LA DISFRUTEN TANTO COMO YO...


http://www.ustream.tv/recorded/36570323


CRIMINIS CAUSA

La novela del periodista y escritor marplatense Juan Carrá (Letra Sudaca Ediciones)

Antes de comentar lo que causó en mí esta novela policial, voy a transcribir parte del prólogo que realizó Leonardo Oyola.

“La calle tira. La calle llama. Y cuando la calle te nombra es porque hiciste algo que no pasa desapercibido. Se esté empezando a hablar de vos. Bien o mal. Y no por tu nombre de pila. Ni siquiera por tu apellido. La calle te bautiza. La calle te apoda. Y es ese mote el que te define, ahí, por donde vas a patear… Al protagonista de esta historia –El Cabe- como se lo conoce en la calle y lo nombran los suyos, la mayoría de los demás personajes –el narrador elige llamarlo por su nombre y apellido: Walter Heredia. Se nota que lo quiere. Y que le desearía un destino mejor. Diferente. Pero eso es algo que se le escapa no solo por las malas decisiones sino también por las compañías. Walter podría haber terminado de otra manera. Y es tan dolorosamente cercano, tan hijo de vecino, que –aún sabiendo que se dedica a laburar por izquierda- cuando no sea capaz de dejar tirado a un cachivache que le pide que lo vaya a soldadear extorsionándolo con el verso de que son amigos, uno sufre impotente la sentencia cantada: cagaste, Cabe, cagaste.”

MI OPINIÓN:

La lectura de esta novela produjo por momentos sensaciones encontradas. Es un policial ágil y desgraciadamente, vigente, te toca muy de cerca, pareciera que te respira en la nuca. Nos narra la vida de un joven de una villa, que podría ser la de tu barrio. Un muchacho que empieza “cartereando” y que termina matando.
Es muy fuerte la descripción de la muerte de un jovencito de clase bien, por un descuido, una mala pasada del destino, a manos del protagonista. Un asesinato que me atravesó y que me  trajo a la mente un episodio similar que ocurrió hace un tiempo en el barrio San Carlos. Pero a pesar de ello, por momentos uno se pone del lado del “Cabe”, por su infancia frustrada, por su adolescencia trunca en esa villa en la cual nació y de la cual no pudo desprenderse.
Juan Carrá nos describe con verdadero sentimiento el  vínculo de Walter Heredia con su novia, generando, también allí, un remolino de emociones. Una novia a quien ama pero a quien lastima. Y una novia que lo ama pero que lo traiciona.
Por otra parte, el autor nos relata el tramado policial, los sobornos, las “cobranzas”, las internas entre las cúpulas y las traiciones entre miembros de la fuerza. Es una novela muy bien narrada que te lleva a su lectura de manera vertiginosa. Nos muestra una realidad que muchas veces no queremos ver y a la que le queremos dar la espalda.
“El Cabe” nos da bronca pero también nos da pena. Una novela para reflexionar y tratar de comprender. Imperdible.
Felicitaciones a su autor.





lunes, 15 de julio de 2013

BOOKTRAILER

Quiero compartir con ustedes el booktrailer de mi segunda novela, Pinceladas de azabache. Una novela fuerte, emotiva, vincular. Dos mujeres cuyas raíces las quieren separar del amor. Dos mujeres que luchan por el verdadero amor. Que la disfruten y que pasen un buen fin de semana.

MI RECOMENDADO DE HOY

El libro de los placeres prohibidos, de Federico Andahazi.

La novela transcurre en Mainz, Alemania, en el año 1455. Entrelaza la historia de Johannes Gutenberg, el inventor de la imprenta de tipos móviles y una serie de asesinatos que se producen en el Monasterio de las Adoratrices de la Sagrada Canasta, el burdel más extravagante y lujurioso del Imperio. Allí, las prostitutas están consagradas a la práctica de los “placeres prohibidos” cuyas máximas y secretos guardan celosamente en un libro.
Zelda, una de las más antiguas y requeridas prostitutas es asesinada y desollada viva, dando inicio a una serie de atentados al Monasterio que hunde a la ciudad en el terror.
Paralelamente, un juicio lleva a los estrados judiciales a Johannes Gutenberg y sus socios, por haber logrado imprimir gracias a su invento, los primeros ejemplares de la Biblia, considerados apócrifos. Gutenberg es acusado de falsificador y estafador.
Los escenarios medievales han sido descriptos con impecable maestría, transportándonos al siglo 15. Suspenso y erotismo se dan la mano en esta novela espeluznante, donde a la par de las explícitas enseñanzas sexuales brindadas por la “gran puta” se teje una intrincada red de misterio.
No hallaremos romance en esta novela, pero sí mucho suspenso. Recomendable.



sábado, 6 de julio de 2013

ENTREVISTA EN RADIO FM SIMPHONY.

AYER VIERNES 05 DE JULIO MARIANA MONDINO, A QUIEN TUVE EL PLACER DE CONOCER EN EL PRIMER FESTIVAL DE NOVELA ROMANTICA REALIZADO EN BUENOS AIRES, EN EL CENTRO CULTURAL RECOLETA DEL 6 AL 9 DE JUNIO, ME REALIZÓ UNA CALIDA ENTREVISTA EN SU PROGRAMA "LO HACEMOS DE A TRES".
SI QUIEREN ESCUCHARLA, AQUI LES DEJO EL LINK. TIENEN QUE HACER CLICK DEBAJO DE DONDE DICE ¿NOS ESCUCHAS?
QUE LA DISFRUTEN....



http://lohacemosdea3.blogspot.com.ar/2013/07/no-te-lo-pierdas-proximo-viernes-15-hs.html

viernes, 5 de julio de 2013

Y LLEGO PINCELADAS DE AZABACHE...

El 1ro de Julio fue un día muy especial. Se cumplieron 19 años desde aquella tarde en que rendí mi última materia y me recibí de Abogada. Pero también fue el día del lanzamiento oficial de mi segunda novela, Pinceladas de azabache. 



Este es mi ejemplar, que ocupa un lugar especial en mi corazón. Novela escrita antes que Tormentas del pasado, es una historia muy emotiva, que apunta a los vínculos en todas sus  manifestaciones. Como me dijo ayer una lectora, en ella podemos apreciar a fondo la relación entre padres e hijos, las pujas y los errores que a veces se cometen en nombre del amor.
Pinceladas de azabache está basada en una historia real que alguna vez me contara una vecina y niñera de mis hijos. La historia de su abuela india y su abuelo alemán. Y la de su descendencia. A partir de ese relato me surgió esta novela a la que agregué personajes, viajes y giros inesperados, pero sin apartarme del eje que Noemí me había relatado.
A pocos días de su publicación ya varias lectoras me enviaron sus comentarios, hubo quienes la leyeron en una noche, como más de una vez hice yo, cuando tenía más tiempo o menos obligaciones, y al otro día amanecía demacrada y agotada, pero feliz por la bella historia que me había mantenido en vilo y al borde de las emociones.
Quiero compartir con ustedes las primeras fotos y los primeros comentarios.




Acá mi Editora, Florencia, a quien siempre le agradeceré el haber confiado en mis letras, y mi querida Gloria V. Casañas, una excelente escritora y un bello ser de luz.




Mi querida amiga Gladis Díaz, mi fiel compañera de ruta en la vida, en la profesión, en mis sueños.



Mariana, mi prima y amiga, quien nos bautizara con el nombre "Exilartitas", y a quien olvidé incluir en los agradecimientos de la novela, lo cual todavía no me perdono.





Patri Otero, otra mujer luminosa y generosa, de una sencillez y calidez impresionantes.




Patricia, una de las primeras lectoras.




El ejemplar de Romina Demichelli.



Rosana Grigioni, a quien tuve el placer de conocer personalmente y que nos dejó este comentario: 

"Hola Gabriela! anoche lo terminé! Cuántas historias emotivas! me gustó y me emocionó. Admirable el temple de Aimé y el coraje de Lihuén...qué bellas mujeres!!! Qué historias de vida! Lo escribo así, con entusiasmo, porque esa es la sensación que tengo hoy, además del sueño por no haber parado de leer hasta terminarlo a la 1:30. Y una esperanza para el futuro: saber más de la historia de Rosario y Josefina...poooorfis!!!! ;)"

Les dejo otros comentarios de las lectoras, que me llenan de felicidad y me empujan a seguir escribiendo.


SOLEDAD RIPPA

"Hola Gabriela, recién termino de leer tu último libro me gustó mucho!!!. Al principio estaba un poco desorientada porque es muy diferente a Tormentas del Pasado, igual esta bueno no encasillarse en un estilo. Debo reconocer que por momentos sufrí muchísimo, me costaba entender algunas situaciones, pero después al final de la novela las comprendí. Me gustó como tocaste el tema de las relaciones familiares que siempre son muy complejas. Y Por último me pareció muy interesante la evolución que han tenido los personajes a lo largo de toda la novela. En conclusión me pareció una novela muy linda, por momentos se me cayeron algunas lágrimas pero lo más importante es que terminé la novela con una sonrisa. Te felicito Gabriela, te deseo muchos éxitos con esta novela, un beso grande!!!



LAURA G. MIRANDA
En las vísperas de que "Pinceladas de Azabache" sea de todos los lectores, no puedo dejar de augurar su buena suerte.
Es una historia humana que llena el alma de sensaciones. El amor, la pérdida y el tiempo haciendo su trabajo para redimir lo que no pudo ser y regalarle felicidad a quien, por su herencia la ha ganado, me hicieron poner en la piel de esta novela hasta el final. Es un relato, atrapante y ágil que se parece mucho a la vida, pude ser yo o pudo ser cualquiera, pero fue Aimé.
Te felicito Gabriela Exilart pues en esta obra te apartaste del amor que suele más rosa que de otro color y te acercaste "al amor de todos", ese que disfrutamos y sufrimos en sus máximos en esta vida real, ese que encontramos en la esquina tal vez...ese mismo que al otro lado de la pasión, nos empuja a leer como un modo más de ser felices. Bienvenido "Pinceladas de Azabache" !! RECOMIENDO SU LECTURA !! Se preguntarán porqué ya lo leí..tuve ese privilegio el año pasado cuando era aún una posibilidad con forma de sueño y mi amiga me lo dio con expresa solicitud de opinión.

GRACIAS  A TODOS POR ACOMPAÑARME SIEMPRE...

jueves, 30 de mayo de 2013

EL TESTAMENTO


Nunca  pensó que tendría que escribir su testamento. Pero estaba en vísperas de su viaje, un viaje de placer de apenas 9 días, y la atacaron los temores e inseguridades. De manera que esa mañana se sentó frente a su escritorio, repasó los artículos del código civil para refrescarse sobre los tipos de testamento, y se decidió por uno “ológrafo”; no tenía tiempo para otra cosa.
Lapicera en mano comenzó en tono de broma, explicando que no tenía pensado morirse pero que una nunca sabe cuándo la muerte puede hacer su aparición.
Instituyó  herederos a los mismos que eran forzosos por manda de la ley, pero si no lo hacía no podía designar administrador ni albacea, que era lo que la preocupaba. No deseaba que el padre de sus hijas se hiciera cargo, desconfiaba en que él les diera a las nenas lo que les correspondía, de manera que delegó la administración en su hermano, hombre rápido para los negocios, y eligió a su socia como ejecutora de sus decisiones, ella sabría qué hacer.
Luego, tratando de despojar a su pedido de todo dramatismo, se encargó de su post-muerte. De ninguna manera debían hacer velorio, así lo ordenó con letras mayúsculas y subrayadas. “Me sacan los órganos que sirvan para que puedan vivir en otros, y luego me creman. Y ni se les ocurra guardarme en una cajita… saben que me gusta la libertad. Así que mis cenizas deben ir a parar al mar, donde fui tan feliz.”
Después se ocupó de dar algunas recomendaciones respecto de las niñas y otras en cuanto a los bienes, mencionando tal o cual abogado que tenía alguna documentación especial. No se olvidó del caballo que les había comprado a las nenas, ni del departamento que tenía en la costa pendiente de escrituración, ni de los honorarios en ejecución, que legó  a su amiga.
Quería irse de viaje en paz, descansar unos días bajo el sol, sola, leyendo aquella novela que había reservado para esa ocasión especial. A su regreso se encargaría de todo lo que la venía atormentando.
Por último, develó dónde estaban sus ahorros, no fuera a ser que de tan bien escondidos nadie los encontrara y terminaran perdiendo su valor.
Especial cuidado puso cuando, en las últimas líneas, se decidió a contar aquello que había callado durante más de treinta años. Era hora de que su secreto viera la luz y la liberara de una vez por todas. Ponerlo en palabras fue catastrófico para su psiquis, se quebró en dos, en tres y lloró, bañando con sus lágrimas el testamento que con tanto esmero había escrito pensando en sus hijas.
Al ver las hojas borroneadas, las arrugó y arrojó al cesto de la basura. No hacían falta, no moriría. “Nadie muere en la víspera”, pensó.




viernes, 10 de mayo de 2013

EL REGALO DE UNA LECTORA

Varios meses atrás una lectora, Lily Marynberg, me envió por correo algo que nunca llegó. Fue en la Feria del Libro, luego de varias charlas por mails, cuando al fin pudo hacerme llegar su obsequio.
Eran unas postales de su libro, una novela que no pudo publicar todavía en Argentina, pero que seguramente llegará para que todas podamos leerla.
Gracias Lily por compartir conmigo ese tesoro, sé lo que ello significa. Cuando una tiene un sueño, ese sueño es el que nos alimenta a diario para seguir. Y éste, Lily, es tu sueño, por el que debés seguir luchando.
Lo comparto con todos ustedes. 
Aquí las fotos. 





jueves, 9 de mayo de 2013

MI PRIMERA FERIA DEL LIBRO DE BUENOS AIRES. 3 DE MAYO DE 2013.



Todo parecía confabularse para que yo no pudiera llegar. Primero el paro de transporte. Tenía dos pasajes, para mí y mi amiga Gladis, para el viernes a las 8,30 de la mañana. Los micros no iban a salir y mi desesperación iba in crescendo. No había muchas opciones y las más viable, pese a mis temores respecto de conducir en Buenos Aires, era ir en auto. De manera que empecé a rastrear un GPS, porque mi miedo siempre fue perderme en esa gran ciudad cruzada por autopistas y avenidas donde todos conducen como locos. Temía que me llevaran por delante por circular despacio mirando los carteles y las calles. El GPS sería de gran ayuda. Mi hermana me prestó el suyo y supe que la voz de un señor de dudosa sexualidad me iría guiando en ese loco viaje a lo Telma y Louise.

Viernes 8,30 partimos con mi amiga en el auto acondicionado a último momento. A unos pocos kilómetros el celular comenzó a sonar y el visor me indicó que era del colegio de mis nenes. La preocupación me asaltó y respondí en plena ruta. Uno de mis hijos estaba descompuesto, había que ir a buscarlo. Yo ya no podía volver, de modo que tuve que solucionar el tema. Por suerte no era nada grave, apenas un poco de tos y dolor de garganta. A mitad de camino la lluvia alteró el tiempo de llegada, íbamos bien pero hubo que disminuir la marcha.
La entrada a Buenos Aires fue más sencilla de lo que creía y llegamos al hotel sin mayores problemas. El paro de transportes tuvo mucho de positivo: le perdí el miedo a conducir en la gran ciudad. Ya sé que de ahora en más iré en auto.
Con Gladis hemos hecho varios viajes, y en los últimos siempre nos pasó que pese a todos los mails pidiendo dos camas, no ponían una cama matrimonial. Esta vez no fue la excepción. Pero ante el reclamo de inmediato nos armaron dos camitas. Una vez instaladas nos fuimos enfrente a almorzar ya que sabíamos que la tarde sería larga. Luego nos bañamos y arreglamos para la feria.
Todos los que me conocen saben que mi problema es mi pelo. Creo que no hay mujer que se precie de tal que no tenga problemas con su pelo. Nadie está conforme con lo que tiene encima de la cabeza. La que lo tiene lacio lo quiere con rulos y a la inversa. Yo quisiera tener una hermosa cabellera larga, abundante y con rulos, pero lo que natura no da, tuve que comprarlo. Pero a esta altura de mi vida, ya me cansé de hacerme permanentes y me tuve que resignar al lacio finito.
Me esmeré en el brushing, había llevado todos los implementos para evitar el freez y luego de un buen rato logré un peinado bonito, con las puntitas hacia arriba, sin erizados y prolijo. El maquillaje hizo el resto y estaba para la foto.
La Feria quedaba a diez cuadras del hotel de modo que las emprendimos caminando. Había despejado y no llevamos paraguas, confiadas en que llegaríamos bien. A mitad de camino se empezó a nublar y a caer una ligera llovizna que fue minimizada por los techos. Preocupada por mi peinado apuré el paso, y le dije a Gladis que lo único que faltaba era que a dos cuadras de La Rural se largara a llover. Mis palabras fueron premonitorias y así fue. Un aguacero se descargó cuando estábamos a doscientos metros de nuestro destino y no hubo ni techo ni manos ni solapas que detuvieran a esas malditas gotas que me dejaron convertida en una escoba mojada. Sentía el agua resbalar por mi cara y por mi pelo y me negaba a entrar en ese estado. Para una mujer son importantes las fotos, verse bien, y más en un evento de semejante naturaleza.
Ya en la entrada, tarde y empapada, le pregunté a mi amiga cómo me veía, y ella me dijo:
-A vos no te gusta que te mientan… -con eso lo dijo todo.
-Mentime, hoy mentime. –le pedí, pero ya no había consuelo.
Desesperada entré a la Feria y evité cruzarme con gente conocida. Mi editora me buscaba y llamaba, porque ya era tarde para la firma, pero no podía presentarme así, debía, necesariamente, remediar eso y no había pelucas cerca. Necesitaba un baño. 
Todos saben lo que cuesta llegar a algún sitio dentro de la feria, ¡¡¡es tan grande!!! Pero al final logramos dar con los servicios.
Al hallarme frente al espejo encontré en él a una mujer que no era yo, al menos no era la que había salido del hotel, peinadita y maquillada. Era un espanto lo que había ahí. El pelo estaba todo pegado a la cabeza y el flequillo estaba empecinado en enroscarse. Me dije “de acá no salgo”. Y en ese instante me iluminé. Dirigí mis ojos ansiosos hacia un costado y ahí estaba mi salvación: el secador de manos. “Que ande, que ande”, decía en silencio. 
Me acerqué con desesperación y puse mis manos debajo. El ruido del encendido fue una caricia para mis oídos. De inmediato me agaché y metí mi cabeza, sintiendo el vientito secar levemente mi flequillo, porque lo peor es el flequillo, el resto una puede atárselo. A los pocos segundos el aparato se apagó. Saqué y puse la cabeza pero evidentemente eso sólo reconoce manos, de manera que tuve que ponerlas para que encendiera. Me adueñé del secamanos y así estuve un buen rato, secando y peinando mi pelo. 
De pronto me di cuenta de que alguien tenía sus ojos fijos en mi espalda. Me incorporé y era una mujer que quería secarse las manos y me miraba con cara de pocos amigos. Se lo presté por unos segundos, explicándole que yo no podía salir así en las fotos. La señora me miró pensando que estaba loca.
Cuando estuve más o menos presentable fuimos con Gladis para el stand de la editorial, al que llegué con retraso. Y de allí en más todo fue felicidad. Muchas caras conocidas, muchas palabras y gestos de cariño. Lectoras que conocía a través de facebook o de mails, con quienes había “hablado” e intercambiado opiniones y sueños. 
No puedo dejar de mencionar a María Bonadimani, quien me escribió contándome de historia y dándome recomendaciones de viaje, a Lily Marynberg, que me llevó unas hermosas postales de su propia creación, que me había enviado por correo y nunca me habían llegado, a Camila, una jovencita dulce y de mirada clara con quien habíamos hablado para una entrevista, a María Frascara, la conductora de “Un ángel para tu soledad”, que viajó de General Villegas para acompañarnos a Gloria y a mí, a Andrea Vázquez, la gran gestora del encuentro de escritoras en la cena de esa noche, a Romina Demichelli, a Claudia Barzana, a quien vi mientras firmaba y saludé con alegría desde lejos, con quien charlé un buen rato luego y ¡¡¡ me olvidé de felicitar por su novela “Al otro lado del fuego”!!! Pero ella supo entender el desborde de mi emoción. El reencuentro con mi amiga Marisol, que fue mi primera lectora, a quien le enviaba mis novelas por mail y ella imprimía para leer en el tren mientras iba a su trabajo. Adriana Cichero también estuvo presente, con quien compartimos el mismo sueño, hay muchas escritoras entre las lectoras. También nos acompañó a Gloria y a mí Gastón Intelisano, el escritor de “Modus Operandi”, la novela policial que estoy leyendo. 
Verónico Brollo, una de las organizadoras del Festival de Novela Romántica a realizarse del 6 al 9 de junio en el Centro Cultural Recoleta. 
Mucha gente querida estuvo presente. No puedo dejar de agradecer a Inés Maidana, que estuvo presente desde la distancia y nos envió a Gloria y a mí esos hermosos pergaminos para que las lectoras firmaran. Inés trabaja todos los días por nuestras páginas y lo hace desde el corazón y desinteresadamente.
Gladis Díaz, mi amiga, mi fiel compañera, quien siempre me asiste y ayuda con todo, mi copiloto, cebadora de mate, asesora de vestuario, fotógrafa y quien se encargó de hacer firmar los pergaminos.
Entre tanta emoción, las charlas de a ratitos con Florencia, mi editora, quien me entregó las galeras de mi próxima novela que, si todo sigue su curso, saldrá el 1ro de julio. La decisión sobre su tapa, la dedicatoria, los agradecimientos… todos los preparativos que me sumergen en un estado de ansiedad y felicidad sin par. 
Luego de la firma, la presentación de Gloria, hermosa entrevista que le hizo Silvia Pérez Casina y después la cena que compartimos con los escritores que vinieron de Córdoba. 
Fernanda Pérez, la escritora de “Las Maldecidas”, hermosa novela que me atravesó el alma. Ana Moglia, autora de “Al otro lado del océano”, que todavía no leí pero que ya tengo autografiado. Roberto Lapid, autor de “Dizna, mensaje desde el pasado”, también firmado y que ya le presté a papá porque yo estoy todavía con otra novela. Graciela Ramos, autora de “Malón de amor y de muerte”.
Gloria por supuesto, María Frascara, Andrea Vázquez, Romina Demichelli, las editoras de El Emporio Ediciones, Inés Viturro, Daniela Cáceres… fue una fiesta.
Pido perdón si me olvido de alguien, todavía me dura la emoción y la euforia de esos hermosos momentos vividos. Me faltó tiempo para recorrer la feria, apenas tuve minutos para comprar libros para mis hijos, pero todo no se puede.
Un día plagado de emociones y cariño, y ese sentimiento de compañerismo y generosidad en ese grupo de escritores, lo cual no es fácil. Todos estamos detrás del mismo sueño y sin embargo, no hubo egoísmos. Sentí que todos, de verdad, nos alegramos de los éxitos del otro. Y eso no tiene precio. 
Con Fernanda Pérez más de una vez hemos sentido que nos conocemos de siempre, y no nos habíamos visto nunca. Igual con Ana Moglia, con quien he charlado bastante. Esa solidaridad que se generó en nosotros es como una red. 
Y luego, el viaje de vuelta, ya sin lluvia, y el reencuentro en casa con los que me aman, que no pudieron acompañarme pero que sé que estuvieron. 
Gracias a todos.



CON LAS CORDOBESAS FERNANDA PEREZ Y ANA EMILIA MOGLIA. Y MI ADORADA GLORIA. 


CON CAMILA, UN SOL DE PERSONA.



CON NI QUERIDA ANDREA VAZQUEZ Y ROMINA DEMICHELLI



MI FIEL AMIGA GLADIS.



MI EDITORA, FLORENCIA.


EL PERGAMINO QUE INES MAIDANA PREPARO Y GLADIS HIZO FIRMAR


MARIA FRASCARA, LA VOZ DE "UN ANGEL PARA TU SOLEDAD" Y GLADIS



GLORIA Y ROBERTO LAPID, AUTOR CORDOBES



MI AMIGA GLORIA.


sábado, 27 de abril de 2013

MI PROXIMA NOVELA

COMO SABEN, NO PUEDO ANTICIPAR NADA SOBRE MI PROXIMA NOVELA, SÓLO CONTARLES QUE AYER RECIBI LOS BOCETOS PARA LAS POSIBLES TAPAS.
GRANDE FUE MI EMOCION AL LLEGAR EL MAIL, DADO QUE NO LO ESPERABA, ASÍ, SIN PREVIO AVISO.
COMO HABIA ANUNCIADO, EL 03 DE MAYO A LAS 17 HS. ESTARE FIRMANDO EJEMPLARES DE TORMENTAS DEL PASADO EN EL STAND DE LA EDITORIAL. Y TAMBIEN ME ENCONTRARE CON LAS PRUEBAS DE GALERA DE LA NUEVA NOVELA.
FALTA POCO, PARA TODO FALTA POCO, ¡PERO COMO CUESTA ESPERAR!

miércoles, 17 de abril de 2013

TOC


No sé por qué los demás me dicen que tengo manías, o tocs como suelen decirle ahora a ciertas costumbres que caracterizan a las personas.
Soy un tipo normal, como cualquier otro. Tengo 35 años, vivo solo desde hace diez, soltero y no solterón como suelen tildarme. Ocurre que todavía no encontré la mujer que logre que mi concentración al escucharla permanezca durante más de cinco generosos minutos y que a su vez tenga las piernas de Tina Turner. Las piernas podría resignarlas, pero el aburrimiento no.
Sé que soy especial, pero no obsesivo, sino cuidadoso. A nadie daño con tener las camisas colgando de la percha mirando hacia un mismo lado, ni que estén ordenadas por color desde las más claras hasta las más oscuras. Vivo solo, por tanto el ruidito que hacen las bolsitas de plástico al sacar las remeras del estante sólo lo escucho yo, aunque ni siquiera lo oigo, ya me acostumbré. De esa manera las chombas no se llenan de pelusas y la tela conserva siempre esa semi rigidez de la ropa nueva. Es mi gusto.
Tengo poco pelo y lo llevo casi al rape, pero eso no quita que lo cuide y le dedique baños con shampoo especial, dos para ser preciso, porque el uso del mismo producto genera acostumbramiento. Por ese tipo de cosas me tildaron de maricón, como si cuidar del cuerpo en toda su extensión fuera cosa de maricones. Discriminadores, no tienen idea de cuánto me gustan las mujeres. Y el prejuicio se acentúa porque nunca me  conocieron una novia o una amiga íntima. Soy muy discreto en mis relaciones, ¿para qué exponerme si  todavía no llegó  la indicada?
No soy materialista pero cuido mis cosas. No me gusta que vengan a mi casa y apoyen cosas sobre la mesa de madera, ni siquiera soporto que pasen sus dedos por la misma. Sólo tienen que aguantar que ponga el mantel individual antes del café o del vaso. Me gusta agasajar a la visita, es más, soy un excelente cocinero, pero deben seguir mis indicaciones para no agriar la comida.
Lo que más me indigna es esa gente que llega y va directo a mi nutrida biblioteca. Si tantas ganas tienen de leer que vayan a una librería. Me enerva sobremanera que saquen y pongan libros, que los abran y miren la biografía del autor como si les interesara, para después devolverlos al estante en un orden incorrecto. No se dan cuenta que están ordenados alfabéticamente, así sé en cada momento dónde buscar el autor con el que quiero deleitarme en las frías y solitarias noches de invierno, porque la lectura es para los meses de encierro.
Reciclé mi departamento, lo hice a mi entero gusto y lo llené de espejos, y no porque sea narcisista, de lo cual también me acusaron. Al parecer disgusto a todo el mundo, pero bien que me llaman cuando necesitan que les anime una reunión. Nadie se resiste a los acordes de mi guitarra ni a mi voz de tenor. Soy un artista y ellos lo saben. Acudo desinteresadamente a cuanta fiesta, evento o cumpleaños me convoquen para tocar y cantar. Debería hacer de ello una profesión y empezar a cobrar; sin embargo mi alma generosa no me lo permite, lo hago con todo el amor que un artista puede esparcir sobre su obra. Y me colman de aplausos y agradecimientos, para luego criticarme.
Cuando armé el departamento compré un somnier, era algo que me debía. Nada mejor que un buen descanso en una gran cama mullida. Más de uno me dijo que mi dormitorio parece la habitación de un “telo”, a causa de su pared color obispo, del acolchado, sus almohadones, sus espejos y su despersonalización. Los perfumes perfectamente acomodados sobre un estante son la única muestra de que es un lugar habitado y no uno de paso. El resto permanece impersonal y minimalista.
Dormir sobre ese colchón fue como estar en el paraíso. Pero con el paso de los días noté que el mismo comenzaba a marcarse, dibujando el contorno de mi cuerpo, hundiéndose levemente sobre el lado derecho de  la cama. La solución vino enseguida: para equilibrar dormí dos meses sobre el otro lado, tomando la precaución de cambiar también la almohada que venía padeciendo el mismo dibujo pero de mi cabeza.
Alguien me dijo que debía rotar el colchón, de esa forma lo conservaría lo más intacto posible. Y así lo hice. ¿Es eso acaso una manía? No lo creo. Pese a todas mis precauciones el colchón se había ahuecado ligeramente en los costados, eso sí, de forma pareja. Pero en el centro quedaba una delicada lomita que me desagradaba mucho. Para emparejar, estuve tres meses durmiendo el centro de la cama, conteniéndome con almohadones a ambos costados de mi cuerpo para evitar desplazarme hacia los bordes durante el sueño. De esta manera logré que mi somnier luzca como nuevo y se sienta parejo.
Por cosas así me tildan de obsesivo. Tengo una rutina semanal. Lunes, miércoles y viernes cepillo mis dientes con Sensodyne y el resto de los días lo hago con Dentabrit. Me gusta que mi dentadura se vea blanca y se conserve sana. Mi odontólogo apoya este tratamiento. El mismo cuidado le dedico a mis oídos y pese a todas las recomendaciones uso hisopos tres veces a la semana en días programados.
Mis pies también son objeto de sumo cuidado, estoy parado sobre ellos todo el día. Por eso no me fijo en gastos cuando de comprar zapatos se trata. Baños antihongos y escofina para quitar las durezas dos veces por semana, y masajes con hidratante al menos una vez cada tres días.

No es que viva para el cuerpo, pero así como cuido las cosas de mi hogar lo hago con mi salud. Tampoco me lleva gran esfuerzo, es una rutina más, como la de ir al gimnasio, pagar las cuentas del 5 al 15 o la de ordenar las alacenas los días 8 de cada mes.
Amo los números pares pese a que nací día, mes y año impar. Ni aún sumando todos los dígitos da par, pero es lo que hay. Uno nunca está conforme con lo que tiene. Por eso a la hora de comprar departamento elegí numeración y piso par, y creo que valió la pena porque el lugar me satisface.
Soy de los que verifican que la perilla del gas esté cerrada y aprieto las canillas para que no goteen. También controlo la alineación de las patas de las sillas, de la mesa, de la cama, que deben coincidir con las juntas de los cerámicos, todo en perfecto ángulo y armonía. Me molestan los desajustes visuales.
Por eso no soporto las mesas redondeadas con patas redondeadas, las únicas curvas que me gustan son las de la cadera de una mujer, y si culminan en piernas largas, tanto mejor.
Y hablando de mujer, sucumbí a los encantos de una. Mes y medio estuve persiguiéndola, enviándole señales que nunca llegaban a destino o que ella interpretaba de manera errónea. Le envié chocolates, mensajes, le escribí una tarjeta, hasta un libro que era de su agrado leí para tener tema de conversación. Pero ella no entendía mis verdaderas intenciones, ¡hasta llegó a confesarme que creyó que era puto!
No sé cómo logré conquistarla y cometí un gran error, violé todas mis reglas y códigos: la invité a dormir a mi casa. Mi hogar, mi inmaculado hogar era mancillado con la presencia de una mujer, que no sólo se quedó una noche, sino varias, para peor, con mi consentimiento.
Le permití dormir en mi cama, tocar mi mesa, usar mi baño y mis elementos más íntimos. Hurgó en mi biblioteca, desparramó arena en los cerámicos impolutos de mi living, apoyó vasos sobre la mesa, usó mi teléfono y desparramó su ropa en total desconcierto sobre el suelo.
En un arranque de locura, seguramente debido al buen sexo que tuve con ella, la invité a que nos ducháramos juntos, y ella accedió. ¡Qué horror ver sus cabellos en la bañera! No puedo dejar de preguntarme por qué mi vida comenzó a ser un caos con su llegada. La cama permaneció tres días sin tenderse y ni siquiera cambié las sábanas; mudos y arrugados testigos de la pasión que nos enlazó durante ese fin de semana. ¿Cómo pude llegar a tanto? Nunca mujer alguna se había afianzado de esa manera en mi refugio. Lo peor es que quiero que vuelva.




viernes, 12 de abril de 2013

FERIA DEL LIBRO DE BUENOS AIRES.

SE VIENE LA FERIA DEL LIBRO, ESE SITIO DE ENCUENTRO E ILUSIONES DONDE PODRIA PASAR HORAS RECORRIENDO STANDS Y BUSCANDO LIBROS.
LA FERIA SIEMPRE FUE ESPECIAL PARA MI, EN ELLA TUVE EL PLACER DE CONOCER PERSONALMENTE A FLORENCIA BONELLI LUEGO DE MUCHOS INTERCAMBIOS DE MAILS.
GRACIAS A ELLA FLORENCIA ME CONTACTO CON GLORIA V. CASAÑAS Y TRABAMOS UNA AMISTAD DE ESAS QUE TE HACEN IR A DORMIR CON UNA SONRISA EN EL ROSTRO.
ALLI TAMBIEN VIVI MIS PRIMERAS ILUSIONES RELACIONADAS CON LA PUBLICACION DE MIS NOVELAS, FUE EN UNA FERIA DEL LIBRO QUE GLORIA  ME PRESENTO A SU EDITORA, HOY MI EDITORA.
Y LAS LECTORAS, ENTRE LAS QUE ME INCLUYO, FIELES SEGUIDORAS, CARIÑOSAS, PRESENTES Y ENTUSIASTAS. GELLY CABALLERO, ANDREA VAZQUEZ, MERCEDES GIUFFRE, Y TANTAS OTRAS QUE TAL VEZ HOY SE ME ESCAPAN DE LA MEMORIA.
RECUERDO ESA TARDE, HACE VARIOS AÑOS ATRAS EN QUE TODAS COMPARTIMOS CAFE CON TORTAS EN UNA CAFETERIA DE LA FERIA. 
Y EL AÑO PASADO, MIENTRAS SE COCINABA TORMENTAS DEL PASADO, CON MI AMIGA LA ESCRITORA LAURA MIRANDA, A QUIEN TAMBIEN CONOCI GRACIAS A LOS LIBROS, ESTUVIMOS ACOMPAÑANDO A GLORIA EN SU PRESENTACION Y RECEPCION DEL PREMIO AL LECTOR DE LA FERIA DEL LIBRO.
DE MANERA QUE LA FERIA TIENE UN LUGAR ESPECIAL EN MI CORAZON.
ESTE AÑO, CON ENORME ALEGRIA Y NO SIN UN POQUITO DE TEMOR, ESTARE ALLI, YA NO COMO LECTORA SINO FIRMANDO EJEMPLARES DE MI PRIMERA NOVELA PUBLICADA, TORMENTAS DEL PASADO.
LA CITA ES EL VIERNES 3 DE MAYO A LAS 17 HS EN EL STAND DE LA EDITORIAL RANDOM HOUSE MONDADORI.
¡¡¡LUEGO NOS IREMOS CORRIENDO A ESCUCHAR A GLORITA!!!

LOS ESPERO A TODOS.



jueves, 21 de marzo de 2013

INSTINTO ANIMAL


 Al caer la noche todo se agudizaba, sus sentidos, sus instintos y sus dolores.  El aullido del perro, a lo lejos, le hacía pensar en su propio aullido reprimido. La luna quedaba lejos como para tirarle dardos y las estrellas titilaban con sus luces caprichosas, como diciendo “aquí estamos, inalcanzables”. Como el sueño, como los sueños que día a día y gota a gota había dibujado en el mapa de su raíz. Tallándolo en años de distancias y recuerdos, negándose glorias y olvidos, volvía una y otra vez al páramo aquel donde dejó la juventud y la risa. Donde quedó anclado en el recuerdo del primer dolor, del primer abuso que no supo o no pudo detener. Ojos por doquier, ojos llorando, ojos sangrantes, cruzados por dagas filosas volvían una y otra vez a su pluma, su mano se deslizaba sin control ni gobierno, dibujando vertiginosamente entre danzas de fuego y hiel. Y volvía al refugio del alcohol para acallar su voz interior, el lobo que amenazaba con salir de sí mismo, arrasar con todo, desde el hueso hasta la piel, desgarrando carne y músculo, arrancándosela de sí. 

martes, 19 de marzo de 2013

BALANCES



En este balance diario del vivir puedo decir que he cumplido casi todos mis sueños y todos los mandatos de la sociedad. Estudié, me recibí, me casé, tuve hijos, y me divorcié, como nos pasa a la mayoría alrededor de los 40, cuando llegamos a la curva, al quiebre de nuestro crecimiento tanto emocional como físico, cuando por un lado empezamos a elevarnos espiritualmente, pero a decaer físicamente.
Cultivé amigos y flores, planté hijos y árboles, escribí novelas y fracasos y creí vivir increíbles historias de amor.
Transité ya más de la mitad de mi vida y el resto del camino voy a vivirlo feliz. De la mano de mis vínculos, algunos añosos como las raíces mismas de mi alma, otros jóvenes como la sonrisa inocente de mis hijos, perseguiré pájaros para que sigan aleteando contra mi corazón y me impulsen a surgir.
Caí y me vi vencida muchas veces, dejándome engañar por esas cenizas que creía apagadas en mi fuego, más era sólo una ilusión. Mi fuego sigue intacto, crece día a día, me enciende la mirada y me calienta el pecho.
Ya no espero ese gran amor que inventaba en mis sueños de juventud, más sí creo en el amor que viene de la adultez, del compañerismo, no por eso despojado de pasión.
Estos zapatos ya están gastados de tanto caminar, como los de tango, que anoche advertí necesitan relevo. Más mis pies todavía tienen ganas de recorrer el mundo y perseguir quimeras y estrellas, de levantar barriletes con el soplo de mi voz y de acariciar el mundo con mis ojos de niña asombrada.
Muchas veces los grises amenazan con invadirlo todo, más el naranja de mi corazón, corazón de amor como han dicho por ahí, puede más que cualquier tormenta. El temporal pasa, intenta arrasarme, doblarme, más no puede quebrarme, la savia que me habita corre por mis venas y hace de mí un espíritu fuerte, más no rígido.
Dios fue generoso conmigo, no puedo defraudarlo.



jueves, 7 de marzo de 2013

UN NUEVO DIA DE LA MUJER SE ACERCA... AQUI VA MI TRIBUTO PARA TODAS.

SOY MUJER



Soy mujer… no sólo el 8 de marzo sino todos los días. Cuando reniego de mis obligaciones, y sin embargo las cumplo como mejor puedo.
Soy mujer cuando me detengo a mirar una vidriera, aunque no necesite  lo que estoy viendo ni tenga el dinero para comprarlo.
Soy mujer cuando critico a otra mujer, ya sea por su ropa, por su aspecto o por su palabra.
Soy mujer también, cuando me emociono por una propaganda donde un niño abraza a su hermano o besa a un anciano.
Soy mujer cuando defiendo como leona a mis hijos, aún cuando tengo que pelearme con directivos de colegio o llorar frente a inspectores del consejo escolar.
Soy mujer también cuando alimento sueños, curo heridas con besos y digo mentiras piadosas, para no desilusionar a un niño… ya tendrá tiempo para eso.
Soy mujer cuando organizo un cumpleaños para cuarenta en dos días, y no me falta nada. Y también cuando quedo desvastada el día después.
Soy mujer cuando puedo hacer varias cosas a la vez, como hablar por teléfono, limpiar la cola a un niño y dar órdenes a otro.
Soy mujer al momento de poner las cartas sobre la mesa, patear el tablero si hace falta y empezar de cero.
Soy mujer cuando me emociono ante una poesía, o una flor, o una barata película romántica.
Y soy mujer también cuando me enojo por cualquier cosa, y ando alterada, porque estoy en “esos días”. O cuando “esos días” vienen de llanto y lágrima fácil al borde de las pestañas.
Soy mujer cuando espero esa llamada, cuando aguardo ese mensaje, cuando quiero y no puedo.
Soy mujer cuando me entrego sin reservas, porque creo que es él, aunque luego descubra que era sólo un espejismo.
Soy mujer cuando lloro por ese amor desencontrado, siempre a destiempo, cuando vibro y espero como una adolescente a pesar de ser adulta.
Soy mujer ilusionada, romántica, idealista, crédula, por tanto, frágil, vulnerable, impredecible.
Soy mujer cuando dudo y me equivoco, y soporto las críticas y los baldes de agua helada, o las bombas que minan por unos días mi voluntad.
Soy mujer cuando perdono a aquellos que me juzgan y no me entienden pero que sé que me aman, que son mi familia, y por los cuales sacaría uñas y dientes.
Soy mujer cuando necesito de ese abrazo, de ese hombro para llorar, o de esa boca para besar. Y también lo soy cuando recibo a mi hombre, lo amo y lo atiendo, como buena compañera y ama de casa.
Soy mujer cuando llevo en mis entrañas a los hijos de la vida, cuando los alimento a diario con mi sangre y mi palabra, cuando los siento moverse y vibrar dentro de mi. Soy mujer cuando me abro en dos, en tres o en cuatro, para traerlos al mundo, desgarrándome para que ellos vivan.
Soy mujer cuando mis pechos llenos colman sus gargantas y los inundan de vida, aún a costa de mi propio dolor, de mi propia sangre.
Soy mujer cuando los dejo el primer día en la puerta del jardín, llorosos y con miedo, y doy vuelta la esquina, escondiendo mis lágrimas, porque tengo tanto o más miedo que ellos. Soy mujer cuando los dejo partir, en busca de sus sueños, desplegando sus alas, alas fortalecidas gracias a mi empeño.  
Soy mujer también, cuando los reto, con o sin motivo, porque estoy desbordada y cansada. Y soy mujer también cuando les pido perdón si me equivoco y les doy el ejemplo de la humildad.
No soy la princesa de los cuentos, sino una mujer real, humana, con mis miserias y mis grandezas, llena de defectos más que de virtudes.
Soy una mujer que duda, que se enfrenta día a día a la desaprobación de los demás, porque es difícil estar en los zapatos de una. Y es difícil también responder a las expectativas de los otros.
Las mujeres estamos llenas de contradicciones, de defectos, de debilidades, de dudas y temores…. Pero TODAS sabemos que podemos.