miércoles, 21 de noviembre de 2012

BAJAR LOS BRAZOS OTRA VEZ


Quisiera saber si aún te conmueve verla. El silencio con que me condenas me llena de incertidumbre y no me deja disfrutar.
Quisiera saber si las cosas que ella te dijo en palabras pesan más que las que yo te demuestro en hechos.
Quisiera saber qué sentiste cuando la miraste, primero con disimulo, a la distancia, porque ya perdiste el rastro de su cuerpo, luego con violencia, recordando, tal vez, su traición, y más tarde, quizás, te invadió la nostalgia, ésa que me hará perder.

Quisiera saber si recuerdas el olor de su piel, su textura, sus gemidos cuando estás conmigo o si yo te basto al menos para ese instante en que ambos morimos.No quiero ser tu segunda opción, quiero ser la única.Más... ¿cómo competir con su recuerdo? ¿Cómo penetrar en esa zona que ella dejó helada y a la cual pretendo acceder a fuerza de cariño?Temo y no quiero temer, nunca fui temerosa. Sin embargo, tu impermeabilidad me hace dudar y a menudo pienso que lo mejor será bajar los brazos, abrir las manos como aquella otra vez y dejarte ir. 




lunes, 12 de noviembre de 2012

FERIA DEL LIBRO MAR DEL PLATA

NO SE OLVIDEN, EL MIERCOLES 14 A LAS 19 HS. EN LA SALA LUIS MARIA SOBRON NOS PRESENTAREMOS GLORIA V. CASAÑAS Y YO, CON NUESTRAS NOVELAS, "EL ANGEL ROTO" Y "TORMENTAS DEL PASADO".
LOS ESPERAMOS.


viernes, 9 de noviembre de 2012

SE DECÍAN NORMALES


Ellos se decían una pareja normal, pero hoy, viéndolos a la distancia que dan los años y la visión adulta, no lo eran.
Ella arrastraba traumas desde chiquita: le temía al color negro.  Recuerdo cuando venía de visita la tía Paula, con sus piernas desparejas y sus zapatotes negros, gigantes, uno con un taco más grande que el otro, para lograr que caminara derecha. La mujer tenía el pelo color azabache, usaba lentes de grueso marco negro y vestía de colores oscuros, acorde a su condición de viuda.
La niñita de entonces corría a esconderse de la tía Paula pese a los reproches de su madre, que siempre quería dejar a salvo las apariencias. Una vez hubo que sacarla del placard, porque del horror que sentía por la mujer de zapatos negros se había encerrado y trabado la puerta, con riesgo de quedar allí para siempre. El padre tuvo que hacer presión con una cuña, romper el pestillo y liberarla, recibiendo como castigo una semana de penitencia sin ver los dibujos animados.
La niñita creció pero siempre conservó uno que otro rasgo de rarezas. A la edad apropiada trajo un novio a la casa que fue acogido en el seno familiar como uno más. Era un buen pibe aunque le faltaba empuje. Carente de iniciativas, ella, que siempre fue buena para los negocios, le digitaba la vida, los estudios y los trabajos. Tanto que todos advertíamos que la relación no era de pares sino verticalista.
La familia de él era buena gente, pero el padre tenía síntomas de locura, que sin querer trascendían a la pareja. Ella con el tiempo se acostumbró y dejó de percibir las rarezas que quedaban en graciosas anécdotas.
Una noche estaban cenando y el padre del novio, de buenas a primeras, decidió que había un tesoro enterrado en la cocina. Largó los cubiertos y sin escuchar la voz de su mujer que le reclamaba haber amasado los ñoquis para él, fue en busca del pico. Volvió al rato con un singular pergamino arrugado y con olor a humedad que había guardado durante años. Silenció las preguntas y las quejas, se calzó los anteojos y bajo la lúgubre luz del foco de 60 kw empezó a estudiar el mapa.
El resto de los comensales permaneció callado, mirándose e interrogándose con la mirada. La novia no sabía si reír o llorar, pensando en cómo contaría semejante historia a sus amigas.
El padre del novio dio un grito de júbilo cuando halló el sitio buscado. Los hizo levantar a todos y corrió la mesa: allí debajo estaba el tesoro.
La madre, resignada ante uno más de los delirios de su marido, pidió ayuda a sus hijos varones para llevar la mesa a un rincón y poder finalizar la cena. La novia comenzó a preocuparse cuando su futuro suegro elevó el pico en el aire con toda la fuerza de sus brazos y descargó el primer golpe de muchos, que rajó el cerámico en cuatro.
La jovencita intercambió una mirada con su pretendiente, pero él sólo atinó a sonreír, acostumbrado a los disparates de su padre.
El pico subía y bajaba en brazos del suegro, rompiendo más y más los cerámicos del centro de la cocina, empecinado en que allí debajo la tierra cobijaba un milenario tesoro que le había sido develado en el pergamino.
El hoyo alcanzó los dos metros mientras que la familia, enmudecida, comía los ñoquis amasados amorosamente por la madre. La novia había tragado algunos, pero entre el ruido y el polvillo se le había ido el apetito.
Con el postre, consistente en un exquisito flan casero, también hecho por la madre para agasajar a la futura nuera, finalizaron los embates hacia el suelo. El pozo tenía una profundidad de tres metros aproximadamente y sólo había encontrado un caño de cloaca que caprichosamente pasaba por allí. El padre, extenuado, decidió que el mapa debía estar errado, no era capaz de admitir que se había equivocado en su interpretación. Acto seguido le pidió a su mujer que le calentara los ñoquis, a lo que ella accedió, solícita.
La novia dudó entre salir huyendo de esa casa de locos o darle una oportunidad al novio que parecía haberse salvado de la chifladura de su padre. Se quedó.
Pasaron los meses y la joven logró comprarse un auto con el producido de su trabajo como vendedora en una librería. Cuando salía de día en su “cajita de zapatos”, como ella llamaba a su Fiat Uno, no había problema, pero de noche, sus miedos la atormentaban.  Ya no era a los zapatos negros, pero sí a cualquier desafío o situación que ella consideraba riesgosa, y consideraba muchas cosas riesgosas.
Entonces surgió lo del muñeco. Nunca supe de quién fue la idea, si de ella o de sus amigas. La cuestión es que junto con una de sus primas puso manos a la obra. Se ocupó de juntar un pantalón viejo, una camisa y un pulover. Con telas, restos de lana y goma espuma fueron rellenando las prendas, cosiéndolas hasta lograr una perfecta imitación de un cuerpo humano. Faltaba la cabeza, armarla fue más complicado porque hubo que coser un cráneo tamaño natural y ni ella ni su prima eran muy habilidosas con la aguja.
Finalmente, la cabeza quedó terminada y unida al cuello de la camisa. Con un fibrón le dibujaron ojos y boca, y como a ella le gustaban los ojos verdes, así los pintaron, dado que el novio los tenía negros. Para terminar en un acabado magistral le pusieron una gorrita playera que escondía su pelo de lana marrón. Era el acompañante nocturno perfecto.
Pese a las burlas familiares, cuando salía sola de noche, ella lo hacía con “el finado”, así lo habían bautizado al pobre muñeco. Lo sentaba en el asiento del acompañante y desde afuera parecía un hombre. La visera y los vidrios tonalizados ocultaban su verdadero corazón de lana.
El novio aceptaba a ese contrincante endeble porque entendía los miedos de su novia, de modo que toleraba la presencia del mudo acompañante.
Una noche la joven fue invitada nuevamente a cenar a casa de sus futuros suegros. Llegó temprano y ayudó a la madre a preparar el postre mientras tomaban mate. El padre estaba en los fondos, ordenando el galpón de las herramientas, lo habían cesanteado en el trabajo por esos días, y los hijos lo ayudaban.
Cuando la cena estuvo lista la madre llamó a los hombres. El padre se refugió en el baño más de lo habitual y nadie se asombró al escuchar voces y ruidos. El hombre solía hablar solo, era lo más natural para los de la casa. Sí se extrañaron cuando lo vieron salir, airado y con el rostro desfigurado en una mueca horrenda. Parecía que los labios superiores se le habían ido hacia dentro y su mentón surgía más prominente que lo normal.
Intentó hablar pero sólo le salían balbuceos. La madre advirtió enseguida que le faltaba la dentadura y se acercó a él, solícita y preocupada. El padre explicó, como pudo, que se le había caído al inodoro. Los cinco pares de ojos se cruzaron y en sus rostros hubo todo tipo de expresiones, desde burla hasta compasión por ese hombre atormentado que no atinaba a hacer nada.
De pronto lo vieron salir corriendo torpemente hacia la puerta trasera y regresar enseguida con el famoso pico. Ingresó al baño y empezó a cavar con fuertes golpes, destrozando uno a uno los cerámicos del suelo que rodeaba al inodoro, buscando el caño de desagote.
La madre se asomó y vio el desastre que se avecinaba: adivinó que su marido no cejaría hasta dar con su dentadura. Supo que descubriría el piso hasta llegar a los caños, que los destrozaría a golpes para recuperar los dientes que tanto dinero le habían costado.
El novio junto a su hermano, anticipando la ruta de la canaleta, corrieron la mesa hacia el rincón, dejando a la vista aquel otro pozo que había tallado meses atrás buscando el tesoro, y se dispusieron a comer, invitando a la novia que hesitaba entre quedarse a comer el rico matambre a la pizza o salir huyendo, esta vez para no volver.
Optó por la primera opción, después de todo no era la primera vez que asistía a las excentricidades de su suegro.
La madre, resignada a ver destruidos los pisos del hogar, se sentó con los comensales y disfrutó de la cena.
El padre siguió cavando a fuerza de golpes, llegando hasta la vereda sin encontrar los dientes postizos. Agotado por el esfuerzo se fue a dormir sin cenar; tampoco hubiera podido acabar con el matambre, a lo sumo una sopita hubiera estado bien.
Finalizados los postres, la novia se despidió de la familia y el novio la acompañó hasta el zaguán partido en dos por la canaleta.
Luego de los besos y abrazos la joven abrió el baúl, sacó el muñeco y lo sentó en el asiento del acompañante, sujetándolo con el cinturón de seguridad. Rodeó el auto y se subió pensando que nunca más volvería a esa casa de locos.





martes, 6 de noviembre de 2012

INVITACION A LA FERIA DEL LIBRO

EL MIÉRCOLES 14 A LAS 19 HS. ESTARÉ PRESENTANDO MI NOVELA "TORMENTAS DEL PASADO" EN LA FERIA DEL LIBRO DE MAR DEL PLATA, JUNTO A MI QUERIDA AMIGA LA ESCRITORA GLORIA V. CASAÑAS, QUE PRESENTARÁ SU NOVELA "EL ÁNGEL ROTO". 
ES UN HONOR PARA MI COMPARTIR EL ESPACIO CON ELLA Y A LA VEZ PRESENTAR MI PRIMERA NOVELA PUBLICADA EN MI CIUDAD.
NOS ACOMPAÑARÁ PAOLA GALANO, EDITORA DEL SUPLEMENTO DE CULTURA DEL DIARIO "LA CAPITAL".
LA FERIA DEL LIBRO SIEMPRE TIENE ENCANTO PARA MÍ, NUNCA ME ALCANZAN LOS TIEMPOS PARA RECORRERLA A MI GUSTO. PERO ESTA VEZ SERÁ MÁS QUE ESPECIAL.



lunes, 5 de noviembre de 2012

SAN PATRICIO


Estoy viejo, lo sé. Hace tiempo que lo siento así. No es exactamente un cotejo minucioso de dificultades físicas y/o mentales. No. Tampoco es la lisa y llana melancolía, o esa especie de letargo que se apodera de nosotros y nos hace evaluar como ventaja el quedarse tumbado en la cama, por sobre programas antaño apetecidos.
Estoy viejo. Y adonde primero se nota es en la tolerancia. Es como si comenzáramos a dejar de producir una hormona (en este caso sería la toleraìna) lo cual nos impide comprender, razonar, asimilar ciertas actitudes que, en circunstancias normales, no debieran afectarnos. Porque en realidad la intolerancia es más patente aún cuando lo que no toleramos ni siquiera roza nuestra propia vida. Por ejemplo si acaso nos produjera indignación y enojo el desastre en que se ha convertido la cara de Adriana Aguirre, o el tamaño descomunal que han alcanzado los pabellones auditivos del señor Vicepresidente de la Nación, es que estamos en presencia de aquel fenómeno que les contara más arriba.
Pero estoy viejo. Y como estoy viejo, me detengo por ejemplo en programas de televisión que hace unos años no hubiera ni siquiera sospechado que existían. Y miro poca televisión, es verdad, lo cual implica que –además- tengo mala suerte, en tanto me toca ver aquello que no tolero. Será todo el día así? Seré el único que piensa lo que piensa mientras asiste a las declaraciones de tal o cual “famoso”, entendida la fama como acumulación de escándalos, etc? Estoy viejo. Y no debiera preocuparme porque sé que es inexorable. Lo único que sabemos cuando nacemos es que vamos a envejecer –y finalmente espichar- y es para lo que menos estamos preparados. Salvo Benjamin Button y Nacha Guevara, pero ese es otro gritar. Y basta de introito.
Pregunto: Por qué San Patricio? Por qué aquí? Por qué así? Por qué tanta difusión? Por qué tanto revuelo?
Estoy viejo. Y entonces, cuando ya me entregué a convivir con los festejos de Halloween o San Valentín, me traen ooooooooootra fiesta absolutamente ajena, tan ajena como esa asombrosa y pujante tierra de Irlanda de donde proviene.
Y aquí voy a detenerme un instante para decir que apelaré a un sentimiento de argentinidad y de latinoamericanismo que sé que fácilmente puede confundirse con chauvinismo, cuando no con ese tufo nazionalista que enarbolan constantemente los tradicionalistas y capangas de lo patriótico. Hago la aclaración que prefiero a Peter Gabriel por sobre Sergio Denis, a U2 sobre Los Piojos, a Manhattan Transfer por sobre Los Tucu Tucu, y siguen las firmas, con lo cual quiero expresar que la pertenencia territorial no es para mí un sinónimo de calidad, ni nada que se le parezca. Es decir, la calidad y la sensibilidad no son artículos regionales. Para eso están el salame casero, los ponchos y el dulce de leche.
Pero -y aquí se viene el centro de la cosa-, creo que las tradiciones y festividades populares argentinas sí debieran exponerse en primer plano, desde la escuela primaria y si es posible antes. El tantanakuy, el carnaval coya, nos pertenecen, aunque no lo sospechemos siquiera. Pero no son fiestas glamorosas. Eso es verdad. Las practican pueblos en derrota perpetua, feos de toda fealdad, morochos de mirada desafiante ejecutando músicas mínimas y “tristes”, niños descalzos y mujeres que pareciera que han nacido embarazadas. Y mientras tanto, estamos condenados a observar fiestas que no entendemos por qué se realizan, ni en memoria de quién, ni de dónde vienen ni adónde van. Tienen, eso sì, un gustito comercial y jaranero –en ese orden- que explica tamaño alboroto tilingo. Porque es un festejo tilingo, entendido el asunto como jornada de alegría obligatoria, descontrol políticamente correcto y derecho de admisión. No hay morochitos de ingesta dudosa, ni casacas de equipos de primera “C”. La policía, entretanto, vigila las propiedades aledañas, no vaya a ser cosa. Es  en realidad una peña ramal Pilar.
Me imagino a un indio araucano parado en el centro de Dublín cantando una copla y bebiendo chicha o algún copetín de similar contundencia y efecto, y trato de representarme la cara de los dublinenses o dublineños (cómo se dirá?). Y pienso más, y ahí está la diferencia: creo que algunos de esos observadores bajará libros, investigará en los misterios de Internet, preguntará por qué esa ropa, por qué esa bebida, por qué esas facciones. Cómo, de dónde, etc. Y es ahí donde la artesanía u observación de lo silvestre se vuelve ritual en cada uno; en el protagonista y en el espectador.
“Los ritos son necesarios”, reza esa monumental obra literaria que es El Principito. Pobre San Patricio, si se enterase de que por estas pampas su legado es evocado con total desprecio por lo ritual y con estruendoso apego por la locura “for export” que pregonan estos impresentables yuppies vernáculos –suerte de menemismo tardío- que aspiran a pertenecer a algo, no importa qué, cómo ni porqué. Sólo mascullan “to bien bolòooo”. Y eso pareciera que –en estos tiempos- se convierte en algo así como pertenecer. 
MARCELO SANJURJO


lunes, 29 de octubre de 2012

SEGUNDA SEMANA CONSECUTIVA QUE TORMENTAS DEL PASADO ESTÁ PRIMERA EN VENTAS, ASÍ LO PUBLICÓ EL DIARIO "LA CAPITAL" DE MAR DEL PLATA EN SU SUPLEMENTO DE CULTURA DEL DÍA 28 DE OCTUBRE DEL CORRIENTE.

GRACIAS A TODOS LOS LECTORES QUE HACEN POSIBLE QUE MI SUEÑO SIGA CRECIENDO. 


lunes, 22 de octubre de 2012

AQUI LES DEJO UN BREVE RELATO QUE PUBLICÓ AYER EL DIARIO LA CAPITAL


Un día en el bosque

Serenidad de pinos, liberé mi alma. Una paloma me la arrebató en su vuelo y la dejó suspendida entre los haces de luz que surcaban el bosque. Desde la altura pude ver, con ojos de distancia, la simpleza de las cosas bellas.
Olí el aroma de la tierra húmeda que se mezclaba con el olor a eucaliptos y pinos, escuché el trinar de pájaros y evoqué a mis amigas, bulliciosas y libres como ellos, saboreé el placer de la libertad y me pregunté dónde estaba yo mientras la vida me vivía, en qué rincón me había ocultado de la alegría. 
Y así, suspendida ahora entre las alas de una gaviota que me arrastró hasta la orilla, pude ver el mar en su magnitud, en su dulce soberbia cotidiana, olvidado tal vez por la costumbre de tenerlo a diario.
La tormenta estaba lejos, en el horizonte, bella en su poderío y su magnitud, y aunque amenazaba con alcanzarme, no tuve miedo. La lluvia que se avecinaba traería también la vida y el alivio.
Siempre con mi alma liberada y mi mente, no en blanco sino plena de colores, caminé por la arena mojada, enterré mis pies y mi pasado, y me dispuse a ser feliz.



AQUI ES DONDE ESCRIBI ESTE RELATO, EN MAR DE LAS PAMPAS TIEMPO ATRAS

domingo, 21 de octubre de 2012

RANKING DE VENTAS

QUIERO COMPARTIR CON USTEDES LA INMENSA ALEGRÍA DE RECIBIR HOY, JUSTO EL DÍA DE LA MADRE, LA GRATA NOTICIA DE QUE TORMENTAS DEL PASADO FUE EL LIBRO MÁS VENDIDO DE LA SEMANA SEGÚN LA CÁMARA DE LIBREROS DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES. 


UN ESPACIO PARA DAGO


Un amigo
Bancátelas, estás sola. Nacemos solos y desnudos, y así nos vamos. Lo siento querida, el mundo no es como en las novelas, despertáte. A nadie le importa si te duele el alma o te sentís triste. Además, el alma no duele, ni siquiera existe, preguntále a cualquier médico o especialista en qué parte del cuerpo está el alma. No me mires así, si es la pura y puta verdad. El alma es sólo un concepto que queda lindo para adornar frases y conmover en las poesías, pero no es más que eso. Me retuerzo cuando alguien se refiere a la fragilidad del corazón. El corazón es sólo un músculo, y si acaso sentís algún dolor, preocupáte y andá al cardiólogo, porque tal vez sea un aviso de infarto. No me mires así con esos ojos de pena y espanto, puedo parecer cruel, pero yo soy tu amigo y te digo las cosas como son, no como te gustaría que te las diga. Para eso andá a ver a tus amigas, para que te consuelen llenándote de mensajes de esperanza y palabritas decoradas con metáforas.  Ya sé que ellas te quieren, y te quieren bien. Algunas, ojo, porque hay otras que te detestan, que no soportan tus éxitos. ¿Cómo qué éxitos? Vamos, Lore, si sos una mujer brillante, el público te adora, cuando salís al escenario todos enmudecen sólo para escucharte cantar. ¿Que no es suficiente? Claro que no lo es, pero parece ser todo lo que tendrás, querida. A la vista está. No esperes que un hombre venga a solucionar tus problemas, te repito, estás sola, hoy y siempre. ¡Pero no llorés! Tenés que aceptar la idea, la realidad, y ser feliz. Desgraciadamente a los hombres no les gustan las mujeres inteligentes, sólo un tipo con las bolas bien puestas se puede bancar a una mujer exitosa. Vos asustás, Lore, sos demasiado para cualquiera. Además de ser arquitecta, y de las buenas, sos una cantante famosa. ¡Obvio que yo te quiero! Y si estuviera disponible me hubiera enamorado de vos, pero sabés que eso es imposible, además, somos como hermanos.  Y un tipo que esté por debajo  tampoco te serviría, te aburrirías, no tendrías de qué hablar. ¿Te parece que no? Bueno, no sé, estás tan necesitada… a veces te veo como un cachorrito desamparado. Pero el tema sos vos, Lore, tenés que aceptar que vas a seguir sola, al menos mientras las nenas sean chiquitas. Los tipos son cobardes y por más que estés llena de guita, nadie quiere hacerse cargo de semejante combo. Ya sé que las nenas son tu responsabilidad y que tienen un padre, pero los tipos creen que vos buscás un padre sustituto, hay todo un imaginario detrás. ¡Encima tenés trillizas! ¿A quién se le ocurre? Lo mejor que podés hacer es dedicarte a la música, como venís haciendo, aprovechá ahora que estás arriba, luego cuando te caigan los años y te salgan las arrugas,  y tu voz empiece a flaquear, ahí pensás a ver qué podés encarar, pero ahora disfrutá, yo sé lo que te digo, hoy estás arriba y mañana nadie se acuerda de vos, y ahí te quiero ver. No, no me digas que soy insensible, si yo te quiero, y te quiero bien, soy realista y la realidad es dura a veces. Ya sé que hay que estar en tus zapatos, pero sólo a vos te aprietan, al resto del mundo le importa un pito si te alcanza la guita para llegar a fin de mes, si te duelen los ovarios justo el día que tenés que ir a esa entrevista en el canal de televisión o si no se te ocurre ninguna canción para el nuevo disco. Es tu problema, querida, sólo tuyo. ¿Acaso lo extrañás a tu ex marido? Ah, creí que te habías arrepentido, como me contaste tantas cosas de él… pero sí, es cierto, te quedás sin un hombre al lado y la gente empieza en cierta forma a discriminarte. Nosotros te invitamos siempre, no podés decir nada… claro, pero sí, en eso tenés razón, no me había dado cuenta de que a las reuniones del grupo ya no te invitan, pero a él tampoco, no te pienses que él va, si nadie lo aguantaba. Sí, podríamos invitarte, lo voy a proponer… ¿por qué no me dijiste antes? Mirá que sos… Perdoname, no me di cuenta. Igual Lore, un hombre al lado no te soluciona nada, pensá de verdad si realmente querés otra vez un tipo en tu casa. Antes te quejabas de que no tenías tiempo para vos, ¿te acordás? Él siempre te estaba encima, y vos en estos tres años te acostumbraste a tu ritmo, a tus horarios y a tus nuevas rutinas. Vos misma me contaste que antes no podías ni llevar una bandeja a la cama, y ahora tu cama es tu isla. Vos misma te cansás de repetir que cuando las nenas se van con el padre disfrutás de tu soledad, de no ver a nadie, imaginate si tuvieras que aguantar a alguien en tu casa. Ah, cama afuera es otra cosa, pero eso lo podés tener… Cierto, vos sos de las relaciones serias, nada de touch and go. No sé Lore, me parece que vas a tener que volver al psicólogo, porque a mí se me acaban los argumentos para convencerte de que estás y estarás sola.

 DAGO.

miércoles, 17 de octubre de 2012

ARTISTAS MARPLATENSES


Hoy quiero compartir mi blog con un artista polifacético de Mar del Plata, a quien seguramente muchos conocen. Le dicen “el Turco”, aunque su nombre es Marcelo Sanjurjo, poeta y músico de mi ciudad.
Excelente guitarrista y pianista, además de tener una chispa especial para animar fiestas y reuniones. Él no lo sabe, pero  fui a verlo varias veces. Es más, hace muuuuuuchos años, participé fugazmente en uno de sus talleres de canto en la entonces Biblioteca Municipal, hoy Leopoldo Marechal. También fui a escucharlo a bodegones, cafetines y hasta fui a verlo al teatro en su ya clásico “Y el fútbol contó un cuento”, espectáculo que comparte con el genial Alejandro Apo. No me gusta el fútbol, pero en la voz de Apo y el Turco  me olvidé de ese detalle.
Arrancó allá por el año 1982 con un dúo, luego ingresó a un quinteto vocal mixto que luego devino en cuarteto, conocido más tarde como el grupo Bocacalle. Más tarde formó un dúo llamado Ramos Generales, grabó varios discos y participó de muchas giras, tanto como solista o en grupos.
Y es marplatense, y qué mejor que compartir acá su arte.
A Marcelo también le gusta escribir, es un delirio, me dijo, no tiene pretensiones literarias. Y yo le respondí que escribir tiene que ser un delirio, si es algo pensado no saldría bien, tiene que nacer, brotar…
Por eso quiero deleitarnos con uno de sus relatos que generosamente me envió y autorizó a publicar acá.
Se los dejo…


Cinco y treinta y seis de la mañana una conspiración urdida entre la vejiga la mala posición en la cama la disminución de melatonina hacen que me levante es un decir de la misma trato de no hacer ruido sin suerte tal como sucede desde hace unos veinte años bebo un vaso de agua tras cartón me deshago de cuatro o cinco piso el perro quien ejerciendo una falsa custodia de la propiedad privada yace junto al retrete en posición descanso entonces vuelvo al lecho no pudiendo conciliar el sueño me arrepiento de haber vuelto a acostarme con notorio esfuerzo particularmente localizado en rodillas hombros todo cuanto cruje procedo a reincorporarme encender la computadora previo llevarme por delante dos sillas una pelota que otrora fuera de paleta playera adviertiendo entonces que en el día de la fecha vaya a saberse por qué el teclado me impide usar signos de puntuación maldigo mi suerte de paso increpo verbalmente al clero en general al ceo benedicto no sé cuántas x en particular un clásico personal de herencia republicana comienzo a escribir entonces les explico desde siempre leo antes de dormirme leo lo que venga desde crimen y castigo hasta el prospecto del benadryl leo poco como si bebiera un buen vinito a sorbos lentos me duermo ahora estoy leyendo cuatro o cinco cosas a la vez es decir siempre hago eso con marcado éxito mientras lo pueda recordar como les digo estoy leyendo entre otros un libro del holandés cees noteboom titulado tumbas de poetas y pensadores un libro aparentemente triste porque sus personajes están todos muertos hoy día pero la biblia también es así no obstante sus seguidores cantan lloran de alegría entonces a mí me importa un carajo que en mi libro estén todos muertos porque a quienes recuerdo de cuando vivían no los voy a olvidar jamás respecto de los otros veré qué hago llegado el momento les digo que este señor noteboom viajó por todo el mundo con su señora esposa o andá a saber qué bastante menor fotógrafa ella retrataron tumbas de aquellos a quienes consideraban poetas o pensadores de ahí el título del libro cuentan anécdotas de los respectivos finados citan pasajes trascendentes de sus vidas vemos las tumbas juntitas de simone de beauvoir y sartre quien sostuvo alguna vez que las palabras son actos pero en este sencillo libelo reniego de eso que me disculpe el amigo jean paul procedo a sostener que las palabras son palabras los actos actos he dicho a mí por ejemplo me han manifestado que me querían llegado el momento no me quisieron traían la concordia dejaron treinta muertos en la plaza yo no fui yo tampoco a mí por qué me miran así sucesivamente quién sabe si no he cometido alguna vez tamañas indecencias no digo siquiera la de concordar están las tumbas de goethe borges pound beckett gauguin la de cortázar con una flor y una botella arriesgo onerosa de vino encima el otro día sin ir más lejos iba caminando por la calle gascón en la ciudad más o menos autónoma de buenos aires barrio de almagro almagro de mi vida cruzo un puente por debajo del cual pasa el ferrocarril diviso santuario en recuerdo de un pibe en vida llamado rafa que recibió algunos disparos policiales al aire de sus pulmones en ese lugar cayó muertecito sus amigos colo faca braian le hicieron un monolito con una caricatura todo vestido con la camiseta de almagro acaso prometieron venganza anoten también hay un recipiente en este caso uno un poco menos glamoroso es decir media botella de jugo mocoretá conteniendo un vino de seguro menos glamoroso también pienso qué notable que el autor de casa tomada cartas de mamá el perseguidor la noche boca arriba rayuela esa colaboración al acercamiento carnal de gentes de izquierda alzada no en armas ya quisieran sólo alzada tal vez haya intuido que rafa había tomado una casa acaso tuviera en sus bolsillos una carta de su mamá por qué no pasó la noche boca arriba después de ser alcanzado por sus perseguidores en un episodio que la prensa no dudará en denominar enfrentamiento y que consiste básicamente en un policía o casalito de ellos que tira tiros y personal civil de una patria por ejemplo ésta que recibe ese proyectil el cual a su vez transporta acaso sin saberlo mucho sudor esfuerzo empuje huevos odios por qué no todo eso que hacen las gentes para ganarse el pan traducido en monotributos impuestos y cargas públicas que vuelven entre otras cosas en balas entonces aparece el sargento gómez que tuvo un mal día porque la cuñada no lo invitó a la comunión de su hija no le asfaltan la calle boca juniors que no concreta el duelo por riquelme ya se sabe cómo terminan estas cosas mejor dicho no se sabe porque si se supiera se haría algo digo yo que tampoco hago nada y sólo asocio la tumba opulenta “rive gauche” de cortázar con esta catedral del desamparo que es el santuario del rafa en gascón y bartolomé mitre a gascón no lo tengo mucho pero mitre qué hijo de mil putas eh destruir así el paraguay ya que estamos son las seis y cuarto no tengo mucho que hacer salvo recordar que anoche fui a escuchar a una pianista con cara de felicidad de esa que se transmite tocó schubert brahms debussy piazzolla una sonata muy bonita no recuerdo autor un ginastera exquisito mientras escuchaba trataba de hacer poco ruido había pedido ensalada césar la trajeron con mucha lechuga mordía en los fortíssimos bebía en los pianíssimos gozaba de la música en un lugar un día un horario extraños a mí que me importa si estuvo lindo lindo terminó la pianista agradeció sonriente se retiró como suele ocurrir en estos casos alguien dijo bravo que es una palabra que se utiliza casi exclusivamente para lograr que los pianistas clásicos retornen luego de su faena  la pianista cumplió mandato retornó cagándose en el repertorio clásico universal en la mirada clásica universal en el universo mismo tocó hermosamente la yumba de pugliese aplicando golpes de puño reiterados sobre el sector izquierdo del piano según se enfrenta el instrumento el cual accedió sin chistar a la golpiza divina la pianista terminó su tarea desapareció yo pensaba en qué otro lugar del mundo se está produciendo este milagrito de ir a escuchar debussy la yumba comer una ensalada césar con quienes amo eso es la música eso es qué importancia tiene por ejemplo wagner estuvo prohibido en israel porque hitler gustaba de su música también gustaba del strudel nadie prohibió el strudel jamás así estamos la música es más importante que el strudel según criterio aplicado es decir lo prohibido es más inquietante por eso está prohibido no sé habría que preguntarle a wagner o acaso al inventor del strudel a hitler mejor no ahí mismito me dije esto es decir este instante musical puede estar sucediendo en cualquier lugar pero cuidado porque en ocasiones tengo ataques repentinos de antiimperialismo terminal y digo ahora en damasco siria resulta que hay un boliche así exactamente así un clon la pianista termina de tocar debussy alguien grita bravo en vez de la yumba vuelan todos a la mierda porque el sargento bill fitzpatrick del regimiento de caballeria motorizada 26 de illinois destacado en las afueras de damasco recibió un mail de su hijo menor obeso mórbido timmy anunciándole que los rompeportones de minessotta se fueron al descenso fitzpatrick murmura shit recuerda vagamente el tibio recibimiento que sus vecinos tributaran a su padre al regreso de vietnam dentro de una bolsa negra símil consorcio arranca con el helicóptero a vengar esa afrenta esas afrentas en eso se parecen mucho las policías digo yo recordando al sargento gómez balas más balas menos menos mal que gómez no tiene helicóptero a disposición no es que no tenga es que no anda pero no vamos a internarnos ahora en los dilemas presupuestarios de los países emergentes emergentes de qué me pregunto sin pretensión alguna  volvamos a lo nuestro son las siete menos diez tendría que afeitarme pero no logro hacer coincidir la presencia de la crema de afeitar con la maquinita propiamente dicha me ha pasado de tener la cara embadurnada de espuma tener que quitármela por ausencia de maquinita o viceversa tener que afeitarme utilizando jabón sufriendo ardores faciales dicho así parece que peno por no afeitarme pero realmente peno en estos momentos otros rafas otras pianistas sirias están volando por los aires me doy pena de penar por una afeitada que carece de los elementos mínimos pero a vivir se ha dicho lo que pasa es que ya lo dijo juan gelman toda poesía es hostil al capitalismo yo lo creo sinceramente trato de vivir poéticamente en ese sentido lo más lejos posible dirán los coquetos lo menos cerca de ese modelo de dominación emocional que es precisamente el capitalismo resisto todo lo que puedo pero me gustan algunas cosas aunque hago notables esfuerzos por vivir en estado de despojo progresivo también me compré un pantalón el otro día qué se creen ya son las siete y cuarto la bolsa de valores de tokio arroja sus primeros números al mundo nunca sé si cuando baja el índice nikkei es bueno o malo por lo menos para mí y mis afectos aunque déjenme intuir que subiendo o bajando siempre es para mal perdón por el pesimismo pero estoy leyendo un libro sobre tumbas así es muy difícil ser feliz no me entrego de todas maneras sé que la belleza colorea este mundo cálido brutal pródigo inasible como dice mi amigo ricardo son palabras hermosas contundentes es verdad pero de eso vivimos y esas palabras decimos en tal caso ahí reside nuestra hostilidad aunque en realidad ricardo las agrupó un día para referirse a la américa que encontró mi abuelo avelino al llegar se sorprendió claro pero le duró poco la sorpresa porque tuvo que ponerse a trabajar redujo la lucha de clases finalmente al combate contra las hormigas que asolaban sus tomates incluso pasado un tiempo y confiado como era creyó en los bancos claro lo cagaron entonces reconsideró su violencia contra las hormigas tal vez pensando que había sido injusto con ellas que merecían algún que otro tomate si acá hay para todos dijo que lo parió son las siete y veinticinco no sé si me falta la crema o la maquinita algo me falta seguramente aplomo es lo que me falta eso aplomo coraje también para asaltar un banco vengar a mi abuelo tal vez algún día ose cómo defiende el sargento gómez a los bancos se dará cuenta rafa no estaba asaltando exactamente un banco ni nada parecido estaba sentado fumando era morocho feo casi como gómez pero sin obra social ni cobertura corporativa por ahora celebremos pues la bala nos ahorró a todos un episodio futuro de asalto con toma de rehenes justo en este momento cortan la calle qué pasó qué pasó parece que hubo un tiroteo puta madre abran la calle no llego al banco habrà que agradecerle a gòmez felizmente le tengo pánico a los bancos lo que usted tiene se llama bancofobia me dijo un famoso terapeuta alternativo instantes antes de abrir un sobre tirarse del balcón perdió todo qué lindo voy a hacer mi quinta tendré hortalizas trabajaré la tierra no tendré balcón apto para tomar decisiones extremas en fin regaré mis tomates si acaso hiciera falta daré permiso a las hormigas a participar de la fiesta en nombre de mi abuelo mi otro abuelo martiniano fue muy maltratado por las casas de juegos de azar todo te lo di todo lo perdí me jugaba al ajedrez por plata tendría yo ocho años no sabía nada de ajedrez me ganaba siempre una vez hizo como que perdió ahora me doy cuenta mi abuelo martiniano era un banco ocho menos veinte a trabajar se ha dicho pero a quién se le ocurre. MARCELO SANJURJO.

martes, 16 de octubre de 2012

UN DIA ESPECIAL...


Hoy fue un día muy especial. Mi primera vez en un estudio de televisión, mucho nervio, mucho “revoque” en la cara, al cual no estoy acostumbrada, soy sencillita para maquillarme, pero me dijeron que era por las luces…
La previa, esperando en el estudio, sin saber qué hacer con las manos, tocándome el pelo todo el tiempo, se me secó la boca, buscando desesperada algo para beber… mi amiga me sirvió un café de no sé quién, pero sirvió para frenar esa incipiente tos.
Luego fue todo como una película, sentía mucho calor, las luces me cocinaban y me sentí un pollo rostizado. Ahora me veo en la grabación y parezco tranquila, hablaba con naturalidad, como si siempre hubiera estado frente a una cámara (en realidad creo que eran tres)
Después, un cafecito con mi amiga, me quité un poco del colorete… no podía andar a las 9 de la mañana pintada como una puerta.
Luego la mañana siguió con la normalidad de todos los días, tribunales y su burocracia, las colas y los despachos tardíos o errados…
Pasé por la librería a comprar la novela de un colega y escritor a quien considero marplatense, aunque sé que no lo es. Me presenté con el librero, un tipo muy cálido y que admira y quiere mucho a este otro joven escritor, tanto lo alabó, no sólo como escritor sino como persona, que me dio ganas de conocerlo, pese a que lo he cruzado alguna que otra vez en tribunales.
Charlamos de un poco de todo, de los escritores nóveles, de lo que cuesta publicar, y de la buena literatura que tiene Mar del Plata. Yo le mencioné a mi amigo Eduardo, otro gran escritor además de excelente persona.
Llegué a casa y encontré varios mensajes de gente que había visto el noticiero, felicitándome y saludándome. Entre ellos estaba el de un músico marplatense a quien admiro mucho, a quien fui a escuchar algunas veces y con quien hace años participé muy fugazmente de un taller de canto. Él me escribía a mí y me preguntaba si podía mandarme algo que había escrito, un delirio, me dijo. La verdad me conmovió su propuesta, leí su relato con avidez, me encantó su tono y estilo y le pedí permiso para ponerlo en mi blog. Ya me voy a ocupar de eso, el tiempo, ese maldito tirano me lo impide, pero quiero hacerlo bien, darle un buen espacio. Luego me envió otros escritos suyos que todavía no tuve el placer de leer, pero si escribe como toca el piano… seguramente serán excelentes. Tal vez para otra persona sean nimiedades, pero para alguien tan sentimental como yo, fue un honor recibir su mail.
Pasado el mediodía fui a la facultad a tomar recuperatorio. Nunca dejo de sorprenderme en los exámenes. Hay alumnos muy buenos, muy sagaces, pero otros… no sé cómo llegaron hasta nuestra materia, perdón por la crudeza, pero es así. Como decía Jorge Chiesa en su novela Tony, sólo la muerte impide que alguien se reciba de abogado. Y tiene razón.
Ahora, muere el día y llega la noche, me toca hacer de madre y cocinera, recordando a raíz de una publicación de Juan Carra mis momentos de amamantamiento, lo cual da para otra historia. Por la noche, retomaré la escritura, si es que me quedan fuerzas para teclear y mi cerebro sigue encendido.

ENTREVISTA PARA MARDEL DIRECTO

HOY MARTES 16 DE OCTUBRE TUVE MI PRIMERA ENTREVISTA EN UN CANAL DE TELEVISION.
LA MISMA FUE REALIZADA POR MACELO GOBELLO, PERIODISTA Y ESCRITOR.
AQUI LES DEJO EL LINK PARA QUE PUEDAN ESCUCHARLA Y ALGUNAS FOTOS TOMADAS POR MI AMIGA GLADIS DIAZ.



GRACIAS A LEONARDO LOPEZ, DIRECTOR DE CAMARAS DE CANAL 8, QUE GESTIONO EL ENCUENTRO.










PRESENTACION DE TORMENTAS DEL PASADO

EL VIERNES 12 DE OCTUBRE TUVO LUGAR LA PRIMERA PRESENTACION DE TORMENTAS DEL PASADO EN LA LIBRERIA POLO NORTE DE MAR DEL PLATA.
AQUI LES DEJO UNAS PALABRAS Y UNAS FOTOS.


¿Por qué escribís? Me preguntaron una vez. Escribo porque saco el alma por la boca, fue lo primero que me vino a la mente, aunque en realidad el alma sale por mis dedos para plasmarse en la pantalla o en el papel, según dónde me encuentre la inspiración y los medios con que cuente. 
El viernes fue mi primera presentación en público con motivo de mi primera novela publicada, Tormentas del pasado. Fue mi bautismo de fuego, al decir de Florencia Bonelli.
La previa fue en soledad, me gusta hacer las cosas sola, aunque siempre ando pidiendo opinión a mis amigas, a mis asesoras como suelo bromear. De modo que pasé la tarde apaciguando mis nervios, tratando de hacer algo productivo, tratando de escribir, pero en verdad, no logré concentrarme en nada.
Llegué al lugar bastante nerviosa, no sabía qué hacer con las manos ni con el pelo (suelo tocarme el pelo) y encontré amigas que ya estaban ahí, esperándome para acompañarme. Y enseguida empezaron a llegar más y más caras conocidas y queridas. Mi círculo familiar más íntimo, mis amigas de la infancia, un amigo de la adolescencia, mis amigas de la juventud y adultez, tíos y tías de sangre y postizos y nuevos vínculos de todas mis actividades: las jurídicas, las de la enseñanza, las de los libros y los de de tango. ¡Cuántas cosas hago! Pensé. Y sí, hago muchas, porque soy un ser inquieto y entusiasta. Y allí estaban todos, apoyándome y acompañándome. Y los que no pudieron ir, estuvieron igual junto a mí, de una u otra manera, allí estaban todos.
Fue una gran alegría también conocer algunas lectoras, con algunas había tenido algún intercambio vía mail, otras eran desconocidas.
Mucho cariño había ayer en Polo Norte, muy buena energía. Y si bien muchas veces estuve a punto de bajar los brazos en este camino de la escritura, hoy me alegro de haberle hecho caso a mi fe, a mi perseverancia. Cuando todas las puertas permanecían cerradas yo seguía golpeándolas, con tozudez y determinación.
Hoy recibo los frutos, convertidos en palabras y gestos de cariño.
Gracias a todos los que me premiaron ayer con su presencia.





AGRADEZCO ESPECIALMENTE A ESTELA VEGA QUE TUVO LA GENTILEZA DE PRESENTARME, A KARINA VEGA, GESTORA CULTURAL, POR LA ORGANIZACION DEL EVENTO, A LA LIBRERIA POLO NORTE POR EL ESPACIO CEDIDO, A LEONARDO LOPEZ POR FILMAR EL EVENTO PARA MARDEL DIRECTO DE CANAL 8 Y A MI AMIGA LA ESCRITORA LAURA GIUDICI POR LEER UN FRAGMENTO DE LA NOVELA.























martes, 25 de septiembre de 2012

REVISTA VANIDADES

LA REVISTA VANIDADES DEL 19 DE SEPTIEMBRE DEL CORRIENTE AÑO 2012 PUBLICO UNA EXTENSA NOTA SOBRE LA NOVELA ROMANTICA.
EN ELLA SE VUELCAN LAS OPINIONES DE MIS QUERIDAS AMIGAS, FLORENCIA BONELLI Y GLORIA CASAÑAS, LA DE MATILDE ASENSI, GABRIELA MARGALL Y QUIEN SUSCRIBE.
LUEGO DE MUCHOS AÑOS DE ESFUERZO PARA QUE MIS NOVELAS VEAN LA LUZ, ESTE INMENSO REGALO ME COLMA DE ALEGRIA. COMPARTIR EL ESPACIO DE LA NOVELA ROMANTICA JUNTO A SEMEJANTES ARTISTAS DE LA ESCRITURA, ES MUCHO MAS QUE UN SUEÑO.
EN UN INTERCAMBIO DE MAILS CON GLORIA CASAÑAS YO LE DECIA QUE ME SIENTO COMO CENICIENTA, Y ELLA ME HIZO VER QUE AÚN CUANDO DEN LAS DOCE, EL HECHIZO NO SE ROMPERA SINO QUE  SEGUIRA SIENDO REALIDAD.
GRACIAS A USTEDES, MIS LECTORAS, QUE HACEN POSIBLE QUE TORMENTAS DEL PASADO SIGA SUMANDO ADHESIONES Y LLEGANDO CADA VEZ MAS LEJOS.
LES DEJO AQUI LAS FOTOS DE LA REVISTA.




COMPARTIR PAGINA CON FLORENCIA ES PARA MI UN ENORME ORGULLO



FLOR... LA QUE ABRIÓ EL CAMINO A LA NOVELA ROMÁNTICA EN ARGENTINA




GLORIA V. CASAÑAS, EXCELENTE ESCRITORA Y AMIGA, UN SER LLENO DE LUZ


MATILDE ASENSI


GABRIELA MARGALL

viernes, 21 de septiembre de 2012

ENLACES PARA VER LAS NOTAS EN EL DIARIO "LA MAÑANA DE CORDOBA"

Haciendo clik en los enlaces de abajo podrán leer un fragmento de la novela Tormentas del pasado y la entrevista realizada por la periodista y escritora cordobesa Fernanda Perez. 

http://www.lmcordoba.com.ar/nota.php?ni=105664

http://www.lmcordoba.com.ar/nota.php?ni=105665

sábado, 15 de septiembre de 2012

NOTAS EN LOS DIARIOS

¿Cómo no guardar estos recuerdos?
Comparto con ustedes las fotos de las entrevistas realizas por los diarios de mi ciudad.
La primera estuvo en manos del periodista y escritor Juan Carra, para El Atlántico el domingo 02 de septiembre de 2012.




La segunda por la periodista Paola Galano, para el diario La Capital, el domingo 09 de septiembre de 2012.




¡¡¡Gracias a ambos por la gentileza de las notas!!!

LA PUERTO RICO

Hoy quiero compartir con ustedes las fotos del café La Puerto Rico. Para quienes ya leyeron mi novela Tormentas del pasado, sabrán que La Puerto Rico era el café adonde concurría Marcos Ruiz, uno de los personajes nefastos de la historia.
Mi amiga tanguera Silvia Godoy viajó en estos días a Buenos Aires y tuvo la gentileza de visitar La Puerto Rico. Me trajo estas hermosas fotos y largas charlas con su dueña, Esther, con quien me comunicaré en breve.
El lugar todavía conserva algunos rastros de su antigua fisonomía, como el dibujo del clásico negrito en una de las paredes, o el grabado sobre las mesas de granito. Si bien han pasado muchos años de aquella La Puerto Rico frecuentada por Marcos Ruiz, seguro que cuando vaya a visitarla algún susurro venido del más allá me hablará al oído.
¡¡¡Gracias Silvia Godoy!!!















lunes, 3 de septiembre de 2012

TOMATES VERDES FRITOS


Hace años vi una película que me dejó sensaciones maravillosas. Anoche volví a verla, y esas sensaciones que creí que no volverían a invadirme, porque todos sabemos que la segunda vuelta por un libro o una película no nos impacta tanto, me inundaron el alma y acunaron mi sueño.
Me refiero a Tomates verdes fritos, protagonizada por actrices de la talla de Jessica Tandy, Kathy Bates y Mary-Louse Parker.
Es una historia que podría ser la de cualquiera de nosotras, una historia sobre el amor y la amistad.
Más o menos la trama es la siguiente. Evelyn, una mujer que ronda los cincuenta años, vive un matrimonio desgastado por la rutina y la indiferencia. El nido vacío ante el vuelo del hijo, la llegada de la menopausia con sus cambios hormonales, el cuerpo que engorda y el marido que sólo ve en ella a una excelente cocinera y que vive para ver todo tipo de deportes en la televisión, ignorándola de una manera que llega a ser lapidaria.
Evelyn lo intenta todo y concurre a charlas para mujeres que, como ella, sienten que su matrimonio se va a pique. Allí le dan consejos para reavivar una pasión que se extinguió hace tiempo, consejos que la llevan a acciones que su marido juzga ridículas y hasta el punto de la locura.
Un día Evelyn llega a un geriátrico, donde conoce a Ninny, una anciana de 83 años, divertida y directa, que comienza a contarle la historia de dos amigas: Idgie y Ruth.
Evelyn concurre todas las semanas a visitar a esta nueva amiga, fascinada por esa historia de 60 años atrás, en una Alabama signada por la discriminación a los negros y los convencionalismos.
Ninny narra la vida de esas dos amigas entrañables, amistad que nace a partir de una muerte muy sentida para ambas por diferentes motivos. Y es gracias a la historia de Idgie y Ruth que Evelyn logra verse y reconocerse a sí misma. Y decide cambiar.
Al grito de “Towanda”, el nombre de guerra de Idgie, Evelyn toma las riendas de una nueva vida: adelgaza y empieza a trabajar, logrando pequeños cambios en su matrimonio.
Por otro lado la historia de Idgie y Ruth nos llena el alma. Narra una amistad incondicional que perdura a través del tiempo y las distancias. Esas amistades que todas quisiéramos vivir, y que algunas, como yo, tenemos la dicha de poder disfrutar a diario.
Película para emocionarse, llorar, reír y reflexionar.

ENTREVISTA PARA TELAM


Tórrida pasión en tiempos de la Revolución del Parque

Mora Cordeu
Ambientada en la época de la Revolución del Parque (26 de julio de 1890), la novela "Tormentas del Pasado", de Gabriela Exilart, amplía el repertorio del género romántico e incorpora como nuevo ingrediente un alto voltaje erótico.
"Es un período del cual no hay mucho registro, que marca un cambio en la política argentina, pasando de la no participación a una situación diferente con esta revolución trunca", dice Exilart de su primera novela publicada (Plaza y Janés) aunque ya escribió nueve, una de las cuales pronto se dará a conocer.
Aunque escribe desde chica, recién en 2007 cuando le regalaron "El cuarto arcano", de Florencia Bonelli, se comunicó con la escritora, quien la animó para que continuara en ese camino, incluso la ayudó a abrir puertas en pos de cumplir su sueño.
"Tormentas del pasado" -que figura en el ranking de los libros más vendidos- es una historia de amor entre una joven inmigrante, marcada por la violencia y la tragedia Prudencia Fierro Rodríguez (devenida en Victoria Moro Bayón) y Diego Alcorta, el niño mimado de una de las principales familias citadinas, se entreveran con un relato histórico donde irrumpen Leandro Alem o Aristóbulo del Valle.
A esto se suma el escenario de la ciudad, que se transforma día a día, así como el crecimiento incipiente de poblaciones cerca de los fortines, y la llegada de miles y miles de inmigrantes que le imprimirán un sesgo de diversidad, característico desde entonces de la fisonomía identitaria del país.
"Yo escuché a un historiador por la radio en julio del 2009, que se conmemoraba un nuevo aniversario de esa revolución y fue tan interesante; ahí surgió la ganas de situar una novela en aquellos días", cuenta la escritora, abogada y docente de la Universidad Nacional de Mar del Plata.
"Por mis novelas pasan muchos personajes, porque no es sólo la historia de los protagonistas -analiza Exilart- hay otros que interactúan, tienen sus propias historias y vivencias y para mí es importante que estén ahí".
En el libro, dice, "primero surgió el escenario, el relato se contó a medida que lo escribía. En realidad, no planifico, siempre tengo en mente los dos personajes principales, sus características, pero no sé que va a pasar más adelante. Se me cruza una idea y vamos hacia esa dirección".
En este caso "escribí de una manera muy vertiginosa, en seis meses, y la investigación corrió paralela. Fue un desborde".
"La novela se la dediqué a mi mamá, inmigrante española, vino de chiquita y bueno, aunque tiene poco que ver con la trama, hay una cuestión sentimental mía y lo que pretendo con la protagonista, abusada y violentada de pequeña, es rescatar la fortaleza de la mujer, para poder superarse a sí misma y salir adelante".
"En esa etapa se ve cómo los jóvenes se involucran con la política", menciona la escritora, siempre interesada en aunar lo individual del relato con lo que pasa a nivel colectivo.
Exilart refiere el trabajo de registrar los acontecimientos elegidos y las figuras de la Revolución del Parque, "incluso el costado humano de cada uno de ellos, para lo cual revisé muchos documentos".
Para la autora, el escenario histórico "resulta muy rico, porque uno puede tocar en cierta forma estos acontecimientos y es un pequeño aporte para los lectores que encuentran a través del género otra manera de acercarse a ellos".
El erotismo es uno de los ingredientes de la novela romántica, pero en la trama están muy marcados por decisión de su autora: "Y me arriesgué, nunca se sabe cómo va a ser recibido".
"Muchas lectoras me han dicho que les gustó ese erotismo porque las relaciones en cualquier tiempo tienen romanticismo, pasión y carnalidad", sentencia; y agrega que el único cuidado fue no escribir "nada chocante".
En toda la trama aparecen mujeres con mucha personalidad, "mujeres fuertes", muy diferentes y ninguna perfecta: "Yo creo que en una mujer encontramos tantas mujeres, por eso la existencia de personajes como la monja sor Renunciación o Doña Leonides Aragón, quien adoptó a Prudencia y Lucy la prostituta, que se convierte en la dueña del burdel".
¿Por qué el interés por este género? "Las mujeres somos materialistas, más románticas, nos enganchamos mucho con esas historias de amor incondicional, que sólo ocurren en las novelas porque en la realidad no es tan así. Yo creo que ellas buscan en estas fantasías concretar lo que en la vida real no se da salvo excepciones".

martes, 28 de agosto de 2012

¿QUÉ HARÉ CON ESTE AMOR? SE LO DARÉ A LOS NIÑOS


Porque te quiero, te dejo, te libero de mí.
Para que puedas quedarte en tu nido y remontar tu sueño de estudiante.
Para que puedas vivir sin más ataduras que las de tu pasado, anclado en el yugo familiar y en tu comodidad.
Porque te quiero te dejo, para que puedas seguir creyendo que sos libre, que tu gran corazón pleno de amor puede curar heridas y sembrar esperanzas.
Porque te quiero te dejo, porque yo también me quiero y no quiero tus sobras.
Porque las palabras deben sostenerse en hechos y los hechos se hacen cortos, o faltos de impulso.
Porque te quiero te dejo, para que sigas bailando rutinas y sembrando intrigas, con tu sonrisa de candidato y tu mirada pícara.

lunes, 27 de agosto de 2012

MI PAIS ES TU CUERPO


Mi país es tu cuerpo, mi cobijo es tu piel, mi refugio es tu corazón y mi frontera es tu respuesta. Tu pecho es mi colchón y tu abrazo mi consuelo. Tu palabra primero y tu mirada después, tus caricias camufladas, los encuentros ansiados, largas charlas de café, excusas y más excusas que nos fueron llevando, sin que nos diéramos cuenta (¿o sí?) hacia el final del camino donde inevitablemente caeríamos uno en el corazón del otro.
Pese a los reiterados discursos, aclaraciones y más palabras que queríamos creer y que ninguno, desde el inconsciente, creía, seguimos avanzando, a tientas y a empujones del corazón. Debía ocurrir y ocurrió.
Nos fuimos llevando lentamente, a golpes de confesiones y lágrimas derramadas (las mías), a secretos compartidos, de esos que dan vergüenza y que frente al otro nos redimen, lavando culpas y enjuagando traiciones, hasta que no quedó nada (o casi nada) que confesar, y nos sentimos puros y nuevos.
Y de esa pureza del alma nació un nuevo amanecer, una nueva esperanza cuando creíamos que todo había quedado para otras épocas, esas que ya no volverán, plenas de juventud e inconciencia, en la que nos enamoramos una y otra vez, sin conocer verdaderamente el amor, porque nos enamoramos de la idea del amor, ese platónico e ideal que no existe y por el cual lloramos y nos desengañamos luego.
Y ahora, cuando habíamos plantado bandera creyendo que ya no era para nosotros ese nuevo vivir en otra piel y en otros besos, nos despertamos del letargo, vencemos su resistencia y atravesamos el muro con violencia, y desafiamos todos los miedos y frentes que nos presenta la razón, y la combatimos, y le ganamos.
Y nos sentimos fuertes, y nos buscamos y nos deseamos como hace siglos no creíamos que ocurriría, y las pieles se mezclan y las bocas se invitan, y las almas se entrelazan y vamos por más.

BASTA PARA MI


Tomé la ruta sur y me alejé de vos, de mí y del mundo. Me dejé llevar por el asfalto que se estiraba como mi pena cuando le da por llorar. Puse la música en el volumen más alto y canté hasta desangrar mis cuerdas vocales, canté con el corazón y expulsé el alma por la boca, esa boca que ayer te estaba besando y que hoy calla dolores.
Derramé lágrimas y más lágrimas, tantas que el mar se desbordó y me pidió que lo dejara en paz, porque la arena se quejaba, coqueta y malhumorada, como suelen ser las arenas los días lunes, más cuando es día impar, como mi corazón, que no encuentra su entero. Porque para mitad está el mundo, que vive sin hallar su destino.
El motor al máximo, intentando descarbonizar su alma de acero, y mi motor de sangre y músculo a medio latir, muriendo poco a poco el amor, matándolo para que no siga doliendo, ese amor que apenas nacer ya estaba enfermo.
Mis dedos aferraban el volante que por momentos se me iba de las manos, mis uñas apretando el vientre mismo de mi pena, lastimándome en el físico para acallar el suplicio de mi herida.
Otra vez volver a empezar, sola.
Deberé dejarme caer hasta al barro, hasta la misma raíz de mi dolor, para renacer nuevamente, con alas nuevas, aunque cada vez más gastadas, anticipando un vuelo bajo. Ya no seré águila o cóndor, volaré al ras de las flores, sin pretender cruzar los cielos, las alturas no fueron lo mío, siempre les temí, tendré que bajar mis pretensiones y dejar de anhelar grandes amores.
Basta para mí.