martes, 16 de octubre de 2012

UN DIA ESPECIAL...


Hoy fue un día muy especial. Mi primera vez en un estudio de televisión, mucho nervio, mucho “revoque” en la cara, al cual no estoy acostumbrada, soy sencillita para maquillarme, pero me dijeron que era por las luces…
La previa, esperando en el estudio, sin saber qué hacer con las manos, tocándome el pelo todo el tiempo, se me secó la boca, buscando desesperada algo para beber… mi amiga me sirvió un café de no sé quién, pero sirvió para frenar esa incipiente tos.
Luego fue todo como una película, sentía mucho calor, las luces me cocinaban y me sentí un pollo rostizado. Ahora me veo en la grabación y parezco tranquila, hablaba con naturalidad, como si siempre hubiera estado frente a una cámara (en realidad creo que eran tres)
Después, un cafecito con mi amiga, me quité un poco del colorete… no podía andar a las 9 de la mañana pintada como una puerta.
Luego la mañana siguió con la normalidad de todos los días, tribunales y su burocracia, las colas y los despachos tardíos o errados…
Pasé por la librería a comprar la novela de un colega y escritor a quien considero marplatense, aunque sé que no lo es. Me presenté con el librero, un tipo muy cálido y que admira y quiere mucho a este otro joven escritor, tanto lo alabó, no sólo como escritor sino como persona, que me dio ganas de conocerlo, pese a que lo he cruzado alguna que otra vez en tribunales.
Charlamos de un poco de todo, de los escritores nóveles, de lo que cuesta publicar, y de la buena literatura que tiene Mar del Plata. Yo le mencioné a mi amigo Eduardo, otro gran escritor además de excelente persona.
Llegué a casa y encontré varios mensajes de gente que había visto el noticiero, felicitándome y saludándome. Entre ellos estaba el de un músico marplatense a quien admiro mucho, a quien fui a escuchar algunas veces y con quien hace años participé muy fugazmente de un taller de canto. Él me escribía a mí y me preguntaba si podía mandarme algo que había escrito, un delirio, me dijo. La verdad me conmovió su propuesta, leí su relato con avidez, me encantó su tono y estilo y le pedí permiso para ponerlo en mi blog. Ya me voy a ocupar de eso, el tiempo, ese maldito tirano me lo impide, pero quiero hacerlo bien, darle un buen espacio. Luego me envió otros escritos suyos que todavía no tuve el placer de leer, pero si escribe como toca el piano… seguramente serán excelentes. Tal vez para otra persona sean nimiedades, pero para alguien tan sentimental como yo, fue un honor recibir su mail.
Pasado el mediodía fui a la facultad a tomar recuperatorio. Nunca dejo de sorprenderme en los exámenes. Hay alumnos muy buenos, muy sagaces, pero otros… no sé cómo llegaron hasta nuestra materia, perdón por la crudeza, pero es así. Como decía Jorge Chiesa en su novela Tony, sólo la muerte impide que alguien se reciba de abogado. Y tiene razón.
Ahora, muere el día y llega la noche, me toca hacer de madre y cocinera, recordando a raíz de una publicación de Juan Carra mis momentos de amamantamiento, lo cual da para otra historia. Por la noche, retomaré la escritura, si es que me quedan fuerzas para teclear y mi cerebro sigue encendido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿QUE OPINAS? ¡QUIERO SABERLO!